Roque: propiciaron reunión entre chicos denunciados y denunciantes

Según la institución, se enmarca en el proceso restaurativo y que partió de las necesidades de las alumnas afectadas. La causa sigue en la Cámara de Apelaciones.

20/11/2021 14:01

MÁS VOCES. Ayer, en la jornada de Educar por la Igualdad, el tema acoso y abuso volvió a sonar fuerte en algunos colegios religiosos de Posadas.

A 23 días de haber denunciado que sufrían acoso y abuso por algunos de sus compañeros de curso, las alumnas del Instituto Roque González se reunieron el jueves con esos mismos chicos en el marco del abordaje del gabinete psicotécnico de apoyo escolar.

Según confirmaron desde la institución escolar, los alumnos denunciados no volvieron a clases presenciales pero sí se propició un encuentro entre ellos y sus compañeras que los expusieron públicamente y -al menos la tutora de una de ellas- los denunciaron penalmente.

La nueva directora del Roque, Gabriela Kagerer, no respondió la consulta de este Diario pero sí lo hizo el asesor legal del instituto, Juan Rajimon.

“Estamos en el marco de un proceso restaurativo, esto implica pequeñas acciones que se van llevando adelante partiendo de las necesidades de las afectadas. Esto implica algunos encuentros puntuales, ante la necesidad de explicación, arrepentimiento, clarificaciones, etc”, indicó.

Según aseguró, “todo este asunto, al salir de los límites del colegio, escaló tanto que las alumnas y alumnos se vieron envueltos en muchísimas consecuencias no provocadas ni queridas por ellos que necesitan aclarar entre ellos. En ese marco, se produjo un encuentro. Por eso pedimos a la prensa un poco de paciencia, por tratarse de menores que están trabajando en la reconstrucción de la confianza y sus vínculos. La idea es sanar la herida, de manera tal que quede la menor cantidad de marcas”.

 

El Ministerio no fue informado del encuentro

Pese a que el equipo psicotécnico que aborda la situación propició el encuentro entre víctimas y victimarios, todos adolescentes de 14 y 15 años, con el propósito de restaurar los vínculos entre ellos; el Ministerio de Educación provincial no fue notificado de esta “novedad”.

Al respecto, el ministro de Educación, Miguel Sedoff, confirmó a PRIMERA EDICIÓN que “de acuerdo a lo que informa el Servicio Provincial de Educación Privada de Misiones (SPEPM) se está siguiendo de manera estricta lo establecido en el dictamen del juez y lo dispuesto por los protocolos vigentes. Se está acompañando a los alumnos de manera individual y grupal, además con los padres”.

Sedoff remarcó que “el equipo inter y multidisciplinar acompaña cada instancia. Los estudiantes no tomaron clases presenciales, sino que concurrieron a la escuela para encuentros con la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) y esos equipos de trabajo. Por ello, no comparten espacios comunes ni aulas”.

 

Ampliación de la denuncia

La causa por acoso y abuso contra seis alumnos del Roque está en la Justicia Penal tras la denuncia de una de las madres de las chicas. Las familias de las otras menores guardan silencio.

Ayer, la fiscalía recibió una ampliación de la denuncia porque la institución educativa no solo no aplicó sanciones contra los alumnos denunciados sino que expuso a las menores que se animaron a hacer público su padecimiento a sentarse frente a frente con los denunciados.

“Las alumnas se sintieron muy incómodas y una de ellas pidió que la retiren del colegio”, aseguró la madre denunciante.

Según confirmaron desde la fiscalía a PRIMERA EDICIÓN, esa denuncia fue elevada ante el juez a fin de que se ordenen medidas cautelares.

La causa original sobre acoso y abuso en el Roque González está en Cámara de Apelaciones que aún no se expidió sobre el pedido de recusación contra el juez César Jiménez.

Una vez más los tiempos de la Justicia no están acordes al ritmo de la sociedad, en este caso una institución educativa cuyo cierre del ciclo lectivo está en cuenta regresiva.

En los hechos, mientras tanto la Justicia resuelva, el conflicto en el Roque es abordado exclusivamente desde el ámbito pedagógico, con sus aciertos y fallas.

 

Escenario 

Los alumnos involucrados por acoso y abuso son todos menores, en plena adolescencia. Nadie puede negar tampoco que cualquiera puede equivocarse y dañar al otro mucho o poco.

Pero las aguas se dividen cuando se debate el modo en que respondemos como sociedad ante este tipo de situaciones. ¿Basta con un pedido de disculpas a la víctima del daño cuando este daño está tipificado como delito penal?.

Por un lado están las alumnas que alzaron la voz y expusieron el abuso del que fueron víctimas durante varios meses, por otro los varones que las violentaban. La escuela no solo es el escenario de estos hechos sino también la institución que tiene la capacidad para sancionarlos y, con sus acciones, reponer los derechos afectados y enseñar a todos los involucrados de esta experiencia.

Pero los padres advierten que no hubo sanciones, que el mensaje a los estudiantes adolescentes y a toda la sociedad es que pueden acosar y abusar, pedir disculpas y seguir como si no hubiera pasado nada mientras la Justicia analiza qué juez seguirá en la causa.