Por temor a represalias muchos productores no denuncian delitos rurales

Además, los damnificados remarcaron que “están repodridos de haber denunciado varias veces y no tener respuestas”.

16/10/2021 06:58

MAYOR DISPOSICIÓN. Pidieron que un funcionario policial se dedique exclusivamente a seguir las denuncias de los delitos rurales.

La preocupación por los delitos rurales, principalmente impulsados por el robo de ganado, yerba y cítricos, continúa golpeando sobre diversos puntos del territorio provincial. Según reconocen los colonos, el nivel de hartazgo lleva a que muchas víctimas decidan no realizar las denuncias, al entender que no hay mayores castigos sobre los responsables y por temor a las represalias que podrían sufrir por parte de los propios delincuentes.

Entrevistado por FM 89.3 Santa María de las Misiones, Sergio Delapierre, referente de los productores autoconvocados, remarcó que durante la reunión que tuvieron el pasado miércoles con el Ministro de Gobierno de la provincia, Marcelo Pérez, en el destacamento de la Policía de Misiones, en Colonia Guaraypo de Montecarlo, “presentamos nuestra propuesta para que un funcionario de la policía se dedique a enriquecer las denuncias, completarlas y hacer que sirvan realmente. Hay que enseñar a los agentes de algunas comisarías a hacer bien las denuncias, que sean completas y sirvan”.

En el mismo sentido expresó: “Muchas veces por falta de elementos el juez lo deja de costado porque no tiene elementos. Por ello, queremos que cuando haya una denuncia de delito rural, un funcionario de la policía vaya a determinada comisaría, pida el expediente, verifique que esté todo completo, complete lo que hace falta, y que se mueva para ayudar a las víctimas”.

“Con eso estaríamos cambiando la cultura de molestar a las víctimas, facilitar las cosas al delincuente que con un abogado pide la excarcelación y queda afuera mientras el juicio se pierde en el tiempo”, opinó y añadió: “Las comisarías del interior no tienen mucho personal, entonces no es fácil que el colono vaya a hacer la denuncia y el seguimiento de su caso”.

Así, apuntó: “Queremos que un funcionario de la policía se encargue de viajar a las comisarías para verificar cómo están los expedientes, busque si hay más pruebas. La persona debe tener experiencia y una capacitación adecuada para que las denuncias cuando lleguen a la Justicia no tengan retorno”.

Al mismo tiempo remarcó que muchos productores no hacen las denuncias correspondientes “porque están repodridos de haber denunciado varias veces y no tener respuestas, y porque tienen mucho miedo a las amenazas y represalias”.

“A un colono le roban la motosierra, y seguramente sabe quién fue el que le robó, pero el colono sabe que cuando esté trabajando en la chacra ese delincuente puede venir a atacar a su familia. Por eso delitos rurales para nosotros es un capítulo aparte”, afirmó.

 

Trabajo judicial

En relación a la importancia de fortalecer las herramientas del sistema policial y judicial, Delapierre indicó que para “los casos de delitos rurales, según reconocen los jueces, tienen poco personal en las dependencias. Por eso, atienden primero los casos de asesinatos, violencia familiar, de género, desapariciones, robo a mano armada, o sea delitos complicados con penas y daños más importantes. Entonces, lo que es delitos rurales, como el robo de una vaca o 300 kilos de yerba, va quedando para última instancia”.

“Conocemos casos de delincuentes que terminaron presos, pero el tema es que son delitos considerados menores, con penas de menos de 8 años, y por lo tanto son excarcelables. Ahí caemos en la necesidad de una modificación de la Justicia”, sostuvo.

 

Usurpaciones

Sobre los casos de usurpaciones, el productor de la Zona Norte de la provincia comentó que durante la reunión “fue muy claro el Ministro (Pérez) al decir que el Gobierno de Misiones no comparte los métodos de asociaciones o ciertos grupos sociales que andan pregonando en las chacras la toma de tierras”.

Además, recordó que “para los casos de usurpaciones, el Ministro dijo que cuando el hecho es reciente la policía tiene instrucciones y el poder de sacar a la gente que está usurpando. Los afectados tienen que hacer la denuncia de forma inmediata. Ahora, si pasa un año y el dueño se da cuenta que le están ocupando la tierra, la cuestión deja de ser algo policial y pasa a ser una cuestión judicial”.