“Nuestra dirigencia política habla de pobreza pero no llora la pobreza porque no la sufre”

Así lo afirmó el padre Alberto Barros en diálogo con FM de las Misiones. Dijo que algunos dirigentes hablan “desde ámbitos de bienestar económico, de riqueza, de privilegios, de ostentación y desde la corrupción”.

02/10/2021 07:41

NORTE GRANDE. Con 39,4% Misiones es la segunda con menor porcentual.

“Uno de los grandes problemas que tenemos en Argentina es que mucha de nuestra dirigencia política habla de la pobreza pero no llora la pobreza porque no sufre, entonces difícilmente busque cambiar la situación”. Las palabras pertenecen al sacerdote Alberto Barros, vicepresidente de Cáritas, y fueron referidas a los datos escandalosos de la pobreza que se conocieron esta semana y que afectan a todo el país.

Según el INDEC, con datos del primer semestre de este año, 40,6% de los argentinos es pobre y el resultado en Posadas alcanza el 39,4%. El segundo semestre de 2020 fue 42% y el primero 40,9%, con lo cual se registra un mínimo descenso. Cuando se habla de menores de edad, el porcentaje supera el 54% en todo el país.

 

Cuando en Argentina cierta dirigencia mira la pobreza desde ámbitos de bienestar económico, de riqueza, de privilegios, de ostentación, desde la corrupción, la pobreza será un dato más de la realidad y se pondrán parches, soluciones de tinte electoral, clientelistas, pero no se buscan soluciones de fondo”, remarcó el religioso.

 

En declaraciones efectuadas a FM 89.3 Santa María de las Misiones, agregó que “cuando empecemos a cambiar el corazón entendiendo que la persona que vive en la pobreza sufre mucho, y cuando quienes no vivimos esa experiencia hacemos carne en nuestra propia vida esa pobreza, vamos a empezar a cambiar”.

Porque “la pobreza no es sólo ingresos, no es sólo vivienda o alimentos, una persona que vive en la pobreza, con marginalidad y exclusión, va a experimentando cosas duras: deterioro de la salud, envejecimiento temprano, el dolor de enfrentar bajas expectativas, va perdiendo las ganas de luchar y salir adelante porque la realidad lo va aplastando”.

 

Eso quiebra el tejido social, se generan brechas sociales muy duras para quien sufre la exclusión. Ni hablar de que esto lleva a muchos jóvenes al alcohol y drogas como consuelo ficticio en medio de tanto dolor”, reflexionó Barros.

 

Luego expresó que todas las formas de la pobreza duelen “pero hay algunos particularmente dolorosos, como los niños van asomando la vida heridos, sin alegría de vivir como se merecen porque tienen dificultades para comer, para tener salud. Y los ancianos que van partiendo de este mundo y no lo pueden hacer con dignidad, tienen enfermedades no atendidas y otras carencias”.

 

Mensaje a los políticos

Como mensaje a los candidatos, señaló que “cualquier dirigente político lo primero que tiene que hacer es un examen de conciencia, mirar su corazón, su conciencia y ver qué valores o qué anti valores mueven su vida”.

“Si un político descubre que en su corazón sólo hay poder, privilegios, puestos, acomodarse en la vida, que renuncie a la política porque está ensuciando una vocación que es buenísima, porque la política es trabajar por el bien común, ayudar al que sufre, construir una sociedad mejor”, finalizó Alberto Barros.

 

Crece en Posadas: 39,4% de pobreza y 6,5% de indigencia

Posadas, al igual que el resto del país, padece los efectos de la pobreza. Los números vienen creciendo y llegan a 39,4% de pobreza y 6,5% de indigencia. De acuerdo a un informe elaborado por la consultora Politikon Chaco, en base a datos de INDEC, “el NEA y el NOA son las regiones de mayor pobreza del país: con 45,4% y 44,7% encabezan con cierta comodidad el ranking de pobreza en personas”.

El Gran Resistencia mostró el mayor nivel de pobreza, no sólo del NEA y de todo el Norte Grande, sino que además se ubicó segundo a nivel país, registrando un 51,9% de personas, con 14.817 personas que pasaron a ser pobres en el último año.

Corrientes mostró un nivel de pobreza del 43,0%, creciendo 0,1 p.p en relación al semestre anterior, lo que implica que hay 1.290 nuevos pobres.

Formosa, a su vez, tuvo un muy fuerte salto de la pobreza y registró un 47,4%, contra el semestre anterior, la tasa de pobreza creció en 11, eso implica que 28.692 personas pasaron a ser pobres.

Posadas registra la menor tasa de pobreza del NEA pero igual creció 1,7 p.p semestral y 7.550 pasaron a ser pobres en el aglomerado misionero.

Resistencia mostró el mayor nivel con 16,9% de personas en situación de indigencia, creciendo 6,3 p.p semestral (26.414 personas pasaron a ser indigentes). Corrientes mostró un nivel de indigencia del 9,1%, creciendo 0,4 p.p (implica que hay 1.760 nuevos pobres).

Formosa, al igual que ocurrió con la tasa de pobreza, tuvo un muy fuerte salto de la indigencia: registró un 15%. Contra el semestre anterior creció en 11,2 puntos (28.590 personas pasaron a ser indigentes en Formosa).

Posadas registra la menor tasa de indigencia del NEA: marcó 6,5%, y creció 0,6 p.p semestral. En los últimos seis meses, 2.330 pasaron a ser indigentes en el aglomerado misionero.