Caso Wasyluk: “Fue una masacre, lo pateaban y golpeaban entre todos”

La exhibición de las fotos de la autopsia y la declaración del forense dieron cuenta de los golpes que recibió la víctima. Un testigo dijo haber visto la paliza que dieron los policías.

03/12/2021 08:35

(Fotos gentileza C.Olivera Schuster).

La quinta jornada de debate en el juicio por la muerte de Hugo Wasyluk (38), fue la que más testigos tuvo hasta el momento. Fueron 14, entre ellos el médico que hizo la autopsia y constató las lesiones que tuvo la víctima, como así también un hombre que estuvo en la comisaría de Villa Bonita y dijo haber visto y escuchado la paliza que los policías le dieron a Hugo.

Raúl Horacio Marín (51), Médico Forense, habló durante más de una hora y dio detalles de las lesiones que tenía el cuerpo. Esto fue luego del pedido hecho la semana pasada por la querella penal a cargo de Rafael Pereyra Pigerl, quien había solicitado que se exhibieran las fotografías que daban cuenta de las lesiones que tenía Wasyluk.

Mientras proyectaban las fotografías el forense las explicaba. Entre los detalles pudo apreciarse y oírse: “Lesiones traumáticas en el tórax con su mayor expresión cerca de la tetilla. Salida de espuma y líquido fecal por fosas nasales y boca. Lesión contusa en abdomen”. Detalló que se produjo ese hematoma, “producto de un elemento romo con la suficiente dureza para provocar ese tipo de lesiones. Hematomas múltiples en forma de parrilla, que calcan el objeto que pudo haberlo producido”, (la carrocería de una camioneta). “Lesión que a mi observación personal describe la forma de una mano. Palma derecha apoyada sobre tórax y abdomen”, con tal fuerza que quedó la marca.

“Excoriación en rodilla posiblemente por haber estado apoyada en el suelo. Lesión en el pómulo por debajo del ojo, posiblemente por estar apoyado contra una superficie dura y rugosa, posiblemente pared, asfalto o cemento”.

Describió además lo que sería un golpe en la zona de la oreja. “Presencia de hematoma en pabellón auricular del lado izquierdo. “Gurgitación de la vena carótida” (aumento de la presión venosa) del cuello que podía apreciarse.

“Lengua apoyada contra los dientes lo cual puede ser signo de asfixia. Gran hematoma del muslo en lado izquierdo. Lesión compresiva vital, causada por elemento de borde romo y redondeado”.

“Lesión de arrastre en el codo. (No quiere decir que lo hayan arrastrado, aclaró). Lesión superficial por arrastre sobre una superficie dura”.
“No hay señales de defensa, de poner la mano, por lo cual tenía las manos inutilizadas porque por reflejo, se las pone si se va apoyar o caer”, señaló el forense.

Referida a lo que declaró el día anterior un testigo, una de las partes le preguntó: ¿pudo haber estado esta persona a las 10 de la noche, parado matándose de risa y diciendo que no podía ir de cuerpo antes de fallecer dos horas después?

Respondió: “en el transcurso de dos horas de un período agónico, es de suponer que no. Pero depende de cada persona y del estado de agitación psicomotriz en ese momento. Por un estado adrenérgico, por un estímulo cerebral involuntario, es posible que simule una risa pero no significa que se esté riendo. Diría que es imposible”, destacó.

 

“Fue una masacre”

TESTIMONIO. Elvio Neris detalló lo que vio desde su celda en Villa Bonita.

Elvio Oscar Neris (32) fue otro de los testigos en este juicio, puesto que la noche del 25 de abril de 2011, cuando lo detuvieron a Wasyluk, él estaba en una celda de la comisaría de Villa Bonita.

“A la noche, escuché que llegó el móvil con Wasyluk. Lo supe porque lo conocía, estaba esposado de manos y pies, sin camisa. Le dieron una buena golpiza en el pasillo de la comisaría. Yo miraba por la rendija de la puerta de madera que hasta ahora existe. Le golpeaban con las maderas, todos los policías que usted me nombró”, le dijo al presidente del Tribunal respecto a los imputados Pedro De Mattos, Carlos Antonio Gómez, Ricardo Javier Rodríguez, Jorge Antonio Heijo y Wilson Ricardo González.

Giró la cabeza hacia ellos y dijo “fue Rodríguez, González, Gómez, se veía clarito, le patearon entre todos. Fue una masacre. ¿Cómo lo van a tener esposado, sin ninguna defensa y darle patadas y saltarle arriba? Le pegaban con el bastón de madera entre los cinco. Pedía por favor que le dejen. Se escuchaba de lejos”.

Recordó que en esa oportunidad “yo estaba solo” (en la celda). ¿Y por qué no contó esto antes?, le preguntó la fiscal Myriam Silke. “Pasa que el señor De Mattos fue a mi casa y me amenazó. Antes había declarado así por arriba nomás, pero ahora voy a contar todo como fue. Y por qué antes no declaró la verdad? le repreguntó. “Porque tenía miedo que me pase lo mismo que al otro. Hasta plata me ofertó para que me quede quieto”, subrayó Neris.

“Escuché el ruido de latigazo”

También dio su testimonio Ana Wasyluk (58), hermana de Hugo quien mencionó estar bajo tratamiento debido a la muerte de su hermano. Luego de relatar lo que recordaba por algunos minutos, ante la imposibilidad de continuar, leyeron lo que oportunamente había declarado en sede judicial.

Fue a la comisaría Primera de Oberá “a pedir el número de teléfono”. Hice una exposición por si me pasaba algo. Les pedí que no lo detuvieran a (Hugo) pero dijeron que lo iban a hacer sólo por ese día. La oficial dijo que agarraran guantes y chicotes, como si fueran a una guerra. Cuando volvieron escuché el grito de mi hermano y el ruido de un latigazo. Le pregunté a la oficial por qué le pegaban y me dijo que nadie lo hacía. Cuando salía, vi que un policía le dio una patada en la carrocería de la camioneta. Después lo vi sobre las piedras y le pregunté por qué lo tiraron ahí”, señalaba en su declaración.

La jornada de este viernes genera gran expectativa, puesto que será el turno de 11 de los 13 imputados que hasta el momento no quisieron declarar en el juicio.