La Nación compró diésel y gas para asegurar la provisión de energía

El objetivo es garantizar el funcionamiento de las centrales generadoras de energía ante la bajante pronunciada de los ríos Paraná y Uruguay que se mantienen y pueden llegar a afectar la producción.

14/08/2021 13:11

EN LA MIRA. El nivel excesivamente bajo de los ríos puede afectar la generación de energía eléctrica.

El subsecretario de Riesgo y Protección Civil de la Nación, Gabriel Gasparutti, explicó que como medida de prevención ante la emergencia hídrica en la que se encuentra el país, el Estado compró 300 mil metros cúbicos de diésel “para sostener el funcionamiento de las centrales termoeléctricas en caso de que las hidroeléctricas entren en crisis”.

En declaraciones a PRIMERA EDICIÓN Gasparutti indicó que “desde nuestra Subsecretaría tenemos los equipos de análisis de riesgo de desastres trabajando permanentemente sobre las situaciones de los volcanes, terremotos, nevadas y también hacemos el análisis de las cuencas hidrológicas. A las cuencas hidrológicas de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú las venimos estudiando desde noviembre del año pasado haciendo informes permanentes y dándole un seguimiento y monitoreo con los expertos del INTA y de análisis de riesgo, en comunicación permanente con quienes monitorean las represas y del sistema interconectado eléctrico nacional para poder monitorear la producción de energía a nivel nacional”.

El funcionario remarcó que “si bien en los primeros meses de este año tuvimos cierto alivio con algunas lluvias de verano, en mayo ya se empezó a pronunciar la bajante de los ríos y entonces allí hicimos un informe a la ministra de Seguridad, y ella elevó eso a la Jefatura de Gabinete. A partir de allí, por orden del Presidente se convocó a una reunión de varios ministros entre ellos de Obras Públicas, Ambiente, Interior, Secretaría de Energía, nosotros como analistas de riesgos y le dimos el diagnóstico y las perspectivas. Inmediatamente a la semana se convocó a una nueva reunión ya con las medidas a adoptar”.

En el mismo sentido contó que “inmediatamente el Ministerio de Obras Públicas dispuso de un fondo de mil millones de pesos para obras de infraestructura de captación de agua para la población. Actualmente ya hicimos un seguimiento del servicio interconectado a través de Camesa y nos pusimos en contacto con el ente regulador de presas para seguir el comportamiento de las mismas”.

Gasparutti apuntó que “en la naciente del Paraná hay falta de lluvias y nos queda rogar que llueva pero en el mientras tanto tenemos que tomar estas medidas. La gente tiene que cuidar el agua porque estas son situaciones cíclicas, porque esto lo tuvimos en forma similar en el año 1944 y otra en 1884. Son ciclos de la naturaleza”.

 

Preparados

Para el subsecretario Gasparutti, es fundamental “estar presente y acompañar con medidas de mitigación, prevención. El Estado ha comprado 300 mil metros cúbicos de diésel para sostener el funcionamiento de las centrales termoeléctricas en caso de que las hidroeléctricas entren en crisis”.

Detalló que “se han adquirido también 10 millones de metros cúbicos de gas para sostener el funcionamiento de las centrales térmicas que operan con gas porque esas centrales son abastecidas por ríos y al tener una situación complicada en la navegación esa logística tenemos que tomar la previsión de hacerla por tierra con transporte terrestre”.

Por último manifestó que “la situación del Uruguay está prácticamente igual al Paraná. Si bien Salto Grande está teniendo menos problemas que Yacyretá nos preocupan las poblaciones interiores que se abastecen de arroyos que son afluentes del Paraná y del Uruguay y que tienen sus bombas de captación que a raíz de la bajante se ha acelerado el escurrimiento de los mismos”.