Desde ayer, Salud Pública hace los test rápidos en Centinela y El Arco

Hasta ahora sólo lo hacía el sector privado. La Provincia compró los test Abott. Además, tras recibir los test del Detectar, comenzó la distribución a los hospitales.

29/10/2020 09:11

PRIMER DÍA. Ayer, hasta las 14, el puesto de Salud en el Centinela realizó 26 testeos rápidos.

Desde ayer, Misiones cuenta con test rápidos propios en los dos ingresos a Misiones: El Arco y Centinela. Si bien los laboratorios privados seguirán trabajando en ambos lugares, tomando muestras para PCR o para test rápidos a aquellas personas que quieran entrar a Misiones y no tengan el estudio negativo de COVID-19, la diferencia de precios entre los fijados por la Asociación Bioquímica Argentina (5.000 pesos un test rápido y alrededor de 7.000 una PCR) y los estipulados por el Estado provincial: 2.000 pesos el test rápido, marcará la preferencia de la gente.

Desde fines de junio, cuando Misiones implementó el pasaporte sanitario, sólo los laboratorios privados realizaban los testeos en los dos puestos de control de ingreso a la provincia. Mientras que el laboratorio público (el Laboratorio de Alta Complejidad de Misiones, LACMI), se abocó a procesar las PCR de los pacientes que configuraban como caso sospechosos de COVID-19, obviamente sin costo para esas personas. Mientras que los pacientes con obra social (e internados) cuentan con cobertura para hacerse estos estudios en un laboratorio privado, siempre con indicación médica.

 

La función de los test rápidos

Hace dos semanas, anticipándose al regreso de los vuelos de cabotaje y a la inminente autorización de un protocolo para el turismo, Misiones adquirió los primeros 4.000 test rápidos del laboratorio Abott, aconsejados por el médico infectólogo Eduardo López, referente nacional en esta cuestión. Algunos de esos test fueron enviados a los hospitales del interior para que puedan hacer un primer control de los casos sospechosos que detectan y, en caso de tener resultados positivos, remitir muestras al LACMI para una contraprueba que permita confirmarlo como caso de COVID-19.

“Es importante que los hospitales y municipios comprendan que los test rápidos no sirven para confirmar casos de COVID-19 porque pueden dar falsos positivos, por eso es necesaria la contraprueba con la PCR. Lo que sí podemos decir es que los test rápidos no dan falsos negativos y eso es una gran tranquilidad porque preferimos estudiar dos veces a un mismo paciente para confirmar o descartar su caso a pasar por alto un paciente positivo”, remarcaron desde el Gobierno.

 

Plan Detectar en marcha

Según confirmó ayer PRIMERA EDICIÓN, ya llegaron a la provincia los 4.542 test rápidos del Plan Detectar. De hecho, gran parte de estos test son los que esta semana comenzaron a ser distribuidos a los distintos hospitales.

Al igual que los resultados positivos y negativos de los estudios de PCR, los laboratorios de la provincia- tanto el público como los privados- deben notificar todas las determinaciones al Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina (SISA).

Fuentes oficiales consultadas por este Diario, admitieron que hubo un retraso en las notificaciones negativas (casos descartados) pero que la provincia es la más interesada en ponerse al día con esta carga que reflejará no sólo el aumento de los testeos en Misiones sino también permitirá disminuir la tasa de positividad (cantidad de pacientes positivos sobre el total de personas testeadas) y el índice de letalidad que refiere al cociente de fallecimientos en relación a las personas que se contagiaron, cuyo resultado se suele multiplicar por 100 para mostrar ese porcentaje.

La tasa de letalidad no es igual a la tasa de mortalidad, esta última se calcula en función de la cantidad de habitantes y no de la cantidad de testeos realizados.

Misiones tiene una tasa de mortalidad de 0,5 cada 100 mil habitantes pero tiene una tasa de letalidad del 2% porque registra muy pocos positivos y 6 muertos. A medida que aumenten los testeos y los positivos, disminuirá la tasa de letalidad, obviamente si no suman nuevas víctimas fatales por el COVID-19 en la Tierra Colorada.

 

Los riesgos de encontrarse con los“falsos positivos”

Una investigación realizada por la Universidad de Oxford detalló que en el momento de realizarse el análisis de coronavirus, “se obtiene un ‘sí’ o un ‘no. Pero no hay un indicador de cuánto virus se detectó en la muestra y si se trata de una infección activa”, aclaró al respecto uno de los investigadores, el doctor Carl Heneghan .

En este estudio analizó además que “una persona con mucha cantidad de virus activo y otra que solo tenga pequeños fragmentos restantes de una infección pasada dan el mismo resultado: positivo”. Sin embargo, Heneghan apunta que la “infectividad del coronavirus parece disminuir tras alrededor de una semana”.

Es decir, su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección. Añadió que, “si bien no sería posible verificar todas las pruebas para detectar si el virus estaba activo o no, el número de falsos positivos podría reducirse si los científicos establecieran un punto de corte”.

Esto “podría prevenir que una persona dé positivo cuando en realidad sólo se le ha detectado los restos de una infección ya pasada”, detalló en el documento.

Aclararon también que debe tenerse en cuenta la manipulación de las muestras y la posibilidad de contaminación en su traslado.