Joven excarcelado por un asesinato, acumula tres arrestos este año

Tiene 25 años y volvió a ser atrapado ayer. En febrero fue excarcelado por la muerte del empresario Scholz, ocurrida en 2016. Hace un mes fue acusado de apuñalar a un joven.

19/11/2021 07:00

OPERATIVO. En su vivienda la policía secuestró elementos de dudosa procedencia y también demoraron a su hermano.

Las andanzas delictivas de “Kimbi” parecen no tener fin, desde febrero de este año cuando fue excarcelado pero imputado por el homicidio del empresario arenero Juan Carlos Scholz (53) ocurrido en San Ignacio en 2016, fue detenido tres veces cuando no debía incurrir en ningún inconveniente con la Justicia. Ayer fue aprehendido en su vivienda del barrio Fátima con elementos robados de tres hechos denunciados este mes.

Investigadores de la Unidad Regional X seguían pistas que podrían comprometer al joven. La punta del ovillo que derivó en otra detención fue un robo a punta de cuchillo a principio de mes y que tuvo como víctima a una mujer que denunció que intentó arrebatarle su teléfono celular a punta de cuchillo o navaja.

El juez de Instrucción 6, Ricardo Walter Balor, ordenó ayer un allanamiento en la vivienda del sospechoso en la que secuestraron elementos que resultaron ser robados en la zona. Tras el operativo, el joven fue detenido y un hermano menor de edad, demorado algunas horas por entorpecer el procedimiento.

Un juego de camisetas de fútbol del club español “Real Sociedad”, una consola de videojuegos Playstation 3 y un televisor de 32 pulgadas, que no pudo justificar, lo devolvieron a una comisaría. Todos los elementos fueron denunciados como robados entre el 10 y 17 de noviembre en jurisdicción de la comisaría Decimocuarta. Sólo resta hallar un televisor inteligente de 42 pulgadas.

Tal como lo publicó PRIMERA EDICIÓN, el 17 de febrero de 2021 alias “Kimbi” fue excarcelado junto a otros tres hombres en la causa por la muerte del arenero Scholz porque se vencieron los plazos de la prisión preventiva.

En julio, fue detenido por estar involucrado aparentemente en la venta de un televisor robado y también fue sospechoso de ofrecer un vehículo “flojo de papeles” por redes sociales. En octubre, fue detenido como sospechoso de apuñalar a un joven de 18 años en una revuelta en el barrio Fátima.

El enfrentamiento entre dos bandos, provocó daños en la zona, durante la madrugada del sábado 9. Como saldo, además de varios patrulleros y casas rotas, un joven de 18 años fue apuñalado en el omóplato izquierdo y testigos apuntaron con firmeza a “Kimbi” como el autor.

Tras varios días prófugo, fue atrapado en el barrio Ñu Porá de Garupá. Allí reportaron a la policía nuevamente disturbios y ruidos molestos en el vecindario. Cuando efectivos de la comisaría Quinta acudieron se toparon con el prófugo como uno de los más violentos, lo redujeron y volvió a estar a disposición de la Justicia de Instrucción. Recuperó pocas horas después la libertad y ayer volvió a ser noticia cuando los efectivos de la Dirección Infantería allanaron en Fátima y lo despertaron entre objetos robados.

 

El crimen del arenero

“Kimbi” y tres acusados salieron de prisión tras casi cinco años, luego de que la Cámara de Apelaciones dispusiera en febrero pasado su libertad por que venció el plazo de la prisión preventiva. El crimen del arenero ocurrió en San Ignacio el 21 de marzo del 2016.

La secuencia del asesinato fue captada por varias de las cámaras de seguridad en la propiedad de Scholz. En las imágenes, se observa el momento en que uno de los delincuentes lucha con la víctima cuerpo a cuerpo. Mientras, un cómplice se acerca a los contendientes y dispara contra el empresario arenero, quien se desplomó al piso. Allí fue atacado a golpes de puño y patadas por los tres criminales.

REGISTRADO EN CÁMARAS. El ataque al empresario arenero fue filmado por una de las 20 cámaras de seguridad que había colocado la víctima en su casa.

Con Scholz reducido, los asaltantes ingresaron a la vivienda y requisaron el interior en busca de dinero. En determinado momento, el empresario se recuperó y reingresó a la casa y llaveó la puerta desde adentro. Los forajidos escaparon con las manos vacías, pero en la camioneta Toyota Hilux de la víctima que tardaron en arrancar por la inexperiencia del conductor con vehículos de cajas automáticas.

El empresario, malherido, fue en busca de ellos, pero su corazón dijo basta en el camino. Lo encontraron a cuatro kilómetros de su casa, muerto al volante de la Ford F-100 de su empresa, con un revólver calibre 38 milímetros niquelado a un costado.

Los sospechosos fueron aprehendidos un tiempo después y actualmente están imputados por “homicidio en ocasión de robo”.