Imputado por crimen y buscado por apuñalar cayó por “ruidoso”

El llamado de unos vecinos permitió la captura de “Kimbi”. Está acusado de lesionar a un joven mientras esperaba en libertad, junto a otros tres individuos, el juicio por el homicidio de un empresario.

15/10/2021 17:28

OTRA VEZ TRAS LAS REJAS. “Kimbi” y otros individuos fueron detenidos ayer cuando vecinos llamaron por un desorden y ruidos molestos.

Fue detenido ayer por hacer ruidos molestos un individuo conocido por la policía como “Kimbi” (25), quien era buscado desde el pasado sábado por apuñalar a un joven en el barrio Fátima y que además, se hallaba excarcelado y a la espera del juicio, junto a otros tres sospechosos, por el crimen del arenero Juan Carlos Scholz (53) en San Ignacio.

Tal como publicó este Diario en exclusiva, “Kimbi” y los otros tres acusados salieron de prisión tras casi cinco años, luego de que la Cámara de Apelaciones dispusiera en febrero pasado su libertad por que venció el plazo de la prisión preventiva. Ocho meses después se convirtió en prófugo de la Justicia tras ser sindicado como el autor de una puñalada a un joven de 18 años, quien sufrió una lesión grave en la espalda. La víctima permanecía internada en el hospital Ramón Madariaga.

Ese hecho fue perpetrado alrededor de las 4 de ese sábado en el barrio Fátima y en medio de una gresca entre dos bandos con palos, piedras y cualquier objeto contundente a mano.

Algunas viviendas reportaron daños en ventanas. En julio de este año, el mismo joven fue detenido junto a otros dos por intentar comercializar un televisor robado.

 

Evidencias filmadas

Las secuencias del homicidio, perpetrado el domingo 20 de marzo de 2016, fueron captadas por varias de las 20 cámaras de seguridad que tenía Scholz en su domicilio en San Ignacio.
En las imágenes se observa cuando uno de los delincuentes lucha con Scholz cuerpo a cuerpo.

Mientras, un cómplice se acerca y dispara contra la humanidad del empresario, quien se desploma. Allí es atacado a golpes de puño y patadas por los tres criminales. Con Scholz reducido, los asaltantes ingresan a la vivienda y van en busca de dinero.

En determinado momento, el empresario se recuperó y reingresó a la casa y llaveó la puerta desde adentro. Los ladrones se fueron con las manos vacías, en la camioneta Toyota Hilux de la víctima. La víctima fue en busca de ellos pero su corazón dijo basta en el camino.

Lo encontraron a unos 4 kilómetros de su casa, muerto al volante de la Ford F-100 de su empresa, con un revólver calibre 38 niquelado a un costado. Los cuatro sospechosos esperan el juicio imputados por “homicidio en ocasión de robo”. Tres de ellos en libertad.