Rusia registra más de 650 muertos por COVID-19 por primera vez

En pleno ascenso de la tercera ola y entre la falta de medidas contundentes para frenar la expansión del virus y la renuencia de la población a vacunarse, el país sumó otra noticia preocupante hoy: registró el primer paciente con la variante Delta Plus,

29/06/2021 17:38

Un total de 652 personas murieron a causa de COVID-19 en Rusia en las últimas 24 horas, una cifra récord desde que irrumpió la pandemia del coronavirus en el país, provocada esencialmente por la variante Delta del virus, mucho más contagiosa, y el desapego por algunos sectores de su población a vacunarse.

En pleno ascenso de la tercera ola y entre la falta de medidas contundentes para frenar la expansión del virus y la renuencia de la población a vacunarse, el país sumó otra noticia preocupante hoy: registró el primer paciente con la variante Delta Plus, una variante similar a la Delta y también registrada por primera vez en India, que se cree podría ser aún más peligrosa.

“Verificamos toda la información con mucho cuidado, la información se confirmó: es la variante delta plus”, dijo Anna Popova, jefa de la oficina nacional de protección al consumidor, Rospotrebnadzor, en una reunión del organismo que coordina la lucha contra el coronavirus.

La funcionaria constató, además, el aumento de los casos de COVID-19 en todas las regiones del país, informó la agencia de noticias Sputnik El anterior pico de decesos a causa de la enfermedad se produjo a fines de diciembre, cuando Rusia sufrió una segunda ola.

Con el aumento de contagios también crece la ocupación hospitalaria.

Actualmente unos 151.000 enfermos de COVID-19 están hospitalizados en Rusia, anunció hoy el ministro de Salud, Mijaíl Murashko, que alertó que la situación es “tensa” puesto que solamente hay disponibles 182.000 camas.

Mientras tanto, San Petersburgo, la segunda ciudad de Rusia, que el viernes próximo albergará un partido de los cuartos de final de la Eurocopa de fútbol, registró 119 fallecidos, y Moscú, principal foco de contagios y decesos, contabilizó 121.

El país registró 20.616 nuevas infecciones en un día, de acuerdo con el balance oficial y ya suma un total de 134.545 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de Europa. Sin embargo, la agencia de estadísticas Rosstat, que tiene una definición más amplia de las muertes relacionadas con el COVID-19, contabilizó unas 270.000 a finales de abril.

Rusia, y Moscú en particular, se vio afectada en las últimas semanas por la variante Delta, motivo de preocupación en todo el mundo.

Las camas dedicadas a los pacientes de COVID-19 en los hospitales de Moscú están ocupadas en 75%, apenas dos semanas después de que las autoridades municipales dieran la alarma.

Desde entonces se impusieron las primeras restricciones en casi seis meses, pero al igual que con la ola invernal, los Gobiernos nacional y locales rechazan un confinamiento estricto para preservar la economía. “La situación epidemiológica sigue siendo extremadamente tensa”, indicó la jefa sanitaria rusa.

En este contexto, Popova reiteró la importancia de la vacunación masiva.

En un intento de contener la epidemia, Moscú volvió a imponer el teletrabajo para al menos el 30% de los empleados no inmunizados, hizo obligatoria la vacunación de los trabajadores del sector servicios y creó una tarjeta sanitaria para los restaurantes.

La campaña de inmunización lleva retraso desde diciembre, en un contexto de desconfianza de la población hacia las vacunas rusas, a pesar de los reiterados llamamientos del presidente Vladimir Putin.

Fuente: Agencia de Noticias Télam