Adelantan que aumentos de precios llegarán hasta un 7%

Se daría entre enero y febrero del 2021. El movimiento afectaría a los productos de la canasta básica. Señalaron que “la presión fiscal es peor cuando menos ventas se tiene”.

20/12/2020 08:24

El empresario del rubro alimenticio, Carlos María Beigbeder, adelantó que durante el primer bimestre del próximo año se darán incrementos, que podrían llegar hasta un 7%, en ciertos productos de la canasta básica. Además, recordó las dificultades que enfrentan los comerciantes por la presión fiscal.

Sobre los movimientos en los precios de los productos que buscan los consumidores diariamente, recordó que “en Argentina recibimos tres aumentos semimarcados durante el año. De enero a marzo se da el primer golpe, después entre julio y agosto se da el segundo, y por último entre el fin de octubre y noviembre”.

Por ello, aseguró que “los precios no van a cambiar más en lo que resta de este año”. Sin embargo, “en enero (2021) se esperan algunos aumentos, entre el 3% al 5% para algunos productos. Y es probable que en el primer bimestre tengamos esos movimientos de precios, que irán del 5% al 7%. Creo que vamos a terminar el primer bimestre con esas variaciones en los productos de la canasta básica y los que se consumen todos los días”.

 

Complejidad para cumplir

Por otro lado, Beigbeder advirtió que para un comerciante, ahora “la presión fiscal es peor. Cuando menos ventas se tiene, peor impacta la situación tributaria con su presión. Cuando menos se vende, los impuestos y los gastos se ponen más caros”.

“Si hoy hay pocas ventas, poco público como en el caso de los hoteles, si está restringida la capacidad del negocio por falta de stock o porque no hay clientes, ahí la situación impositiva pesa más”, reiteró y agregó sobre las desventajas de la provincia, en comparación con otras ciudades de frontera: “Por más que termine el COVID vamos a tener esta realidad. La diferencia con Paraguay son los impuestos”.

“Necesitamos diferenciarnos de Paraguay y Brasil de una manera lógica y sana. Paraguay tiene un esquema impositivo muy inferior al nuestro, y Brasil si bien es más parecido, no es tan voraz en su intento por cobrar y además estableció a lo largo de la frontera con Argentina unas 35 zonas especiales aduaneras, como pasa en el Duty Free Shop de Iguazú”, manifestó.

En tanto que sobre las dificultades que puedan enfrentar comerciantes y empresarios para cumplir con el pago de los servicios, como ser la energía eléctrica, expresó que “este año hubo menos aumentos. En estos momentos no está siendo demasiado difícil, pero esto depende de cada caso. Para el comercio chico, si bien es pesado, creo que bajó un poco la intensidad del costo”.

De igual manera, opinó que “habría que subvencionar a las industrias. Si me dan a elegir entre dos complejidades diría que saquen los impuestos y bajen los costos a las industrias, dejando al comercio que pague lo mismo. Nosotros necesitamos hacer ingresar dólares al país, a la provincia. Y eso se hace con industrias, se hace exportando”.

“En líneas generales, las industrias son las generadoras de trabajo, por eso hay que bajarles los impuestos y el costo de los servicios para que den más mano de obra. Una industria puede contratar 100 empleados más, un comercio lamentablemente no lo puede hacer”, comentó.

Además, el expresidente de la Cámara de Comercio posadeña, señaló que “la industria tiene la capacidad de ser más competitiva, si le dan las herramientas necesarias, y poder incorporar más gente”.

En mi empresa podría contratar más gente pero tengo miedo de hacerlo porque hoy despedir a alguien es muy caro, y enseñar cómo es el trabajo también es muy caro. Hay un montón de comercios que prefieren seguir como están sin contratar más gente”, finalizó.