Madereros aceptaron posponer un aumento salarial para septiembre

El Secretario general del gremio maderero Soime, Domingo Paiva, confirmó ayer a FM de las Misiones que aceptaron posponer, hasta septiembre, un aumento que deberían recibir los trabajadores en abril y mayo.

03/06/2020 08:59

“No es lo que pretendemos para los trabajadores madereros pero nos encontramos en una encrucijada a raíz de esta pandemia”, dijo el sindicalista en declaraciones a FM 89.3 Santa María de las Misiones.

“La Federación Argentina de la Industria de la Madera no tuvo mejor idea que posponer este aumento que logramos”, dijo y aclaró que se llegó a este acuerdo con la condición de que no se produzcan despidos en el sector.

Los aumentos que deberían percibir son: 3% en febrero, 3% en abril y 3% en mayo. “Lo de marzo ya se cobró pero la segunda quincena de abril y mayo se posterga hasta septiembre”, sostuvo Paiva.

El dirigente remarcó que la industria maderera de Misiones estuvo parada solamente la última semana de marzo “que fueron seis días hábiles” porque en abril se declaró actividad esencial y “el 6 de abril ya estaba la actividad funcionando en forma casi normal”.

“Entonces por una semana parada no estamos de acuerdo con posponer el aumento pero tampoco queríamos perderlo. Entonces acordamos posponer. Si bien lo de febrero ya se cobró, defendimos que no se descuente una vez que está pagado. La segunda quincena de abril y mayo que se está liquidando ahora se está posponiendo”, remarcó.

Aclaró además que después de la cuarentena esperan cobrar los aumentos que se están postergando ahora y también “discutir una nueva escala salarial que recomponga lo perdido y que tenga vigencia entre junio de 2020 y mayo de 2021”.

 

Peor momento de los últimos 50 años

La Federación Argentina de la Industria de la Madera publicó un relevamiento propio en mayo donde reveló que las ventas se desplomaron más del 70% y que estaban atravesando uno de los peores momentos de los últimos 50 años.

El sondeo difundido públicamente remarcó además as dificultades que tienen los aserraderos y los fabricantes de muebles para acceder a las líneas de financiamiento anunciadas por el Gobierno para mitigar la crisis.

Y también los inconvenientes que se generaron a partir de la rotura de la cadena de pagos desde que comenzó el aislamiento.

Según el sondeo de FAIMA, el 58% de las empresas del sector registró una caída de ventas de más del 70% y el 78% del total relevado mostró bajas mayores al 50 %.

“Probablemente estemos atravesando el peor momento de la industria de la madera y mueble de los últimos 50 años”, expresó Román Queiroz, secretario general de FAIMA sobre la situación.

Para este informe se encuestó a más de 330 empresas de todo el país.