El sector turístico reclama una ayuda diferenciada

El presidente del ITUREM contó que “se pidió que sea declarado zona de catástrofe económica”. Preocupa que las empresas no tengan espalda financiera para soportar el parate y opten por cerrar.

30/04/2020 08:21

CATARATAS VACÍAS. La maravilla natural es la fuente de ingresos del 90% de la comunidad. Sin visitantes, el municipio se desmorona.

La pandemia del coronavirus deja sus efectos en la economía. En Misiones uno de los sectores que está sufriendo un duro golpe es el turístico, ya que todas las actividades relacionadas al rubro se encuentran paralizadas.

Por esta razón, insisten en la necesidad de contar con ayuda directa por parte del Gobierno nacional para sobrevivir durante estas fechas. Además desde el sector mantuvieron reuniones con el Gobierno provincial para abordar la problemática.

El golpe más duro, hasta ahora, se conoció el martes: el Hotel Grand Crucero, ubicado en esta localidad, cerró sus puertas afectando de forma directa a 50 empleados. En la localidad el 90% de la actividad económica depende del turismo.

El presidente de Iguazú Turismo Ente Municipal (ITUREM), Leopoldo Lucas, brindó un panorama de la situación en conversación FM 89.3 Santa María de las Misiones. Dijo que “se solicitó al Gobierno nacional una ayuda diferenciada para Iguazú”.

“Acá si no tenemos turismo, realmente la ciudad está parada y se irá complicando a medida que pase el tiempo si las empresas no logran tener liquidez”, agregó.

En esta línea, deslizó que el sector “en un momento pidió que sea declarado zona de catástrofe económica, ya que vamos a seguir en cero. No estamos hablando de ayuda al sector sino de ayuda para los 15 mil trabajadores directos que tiene el sector en Iguazú”.

Además contó que “lo que estamos buscando es ser un nexo fuerte a través del municipio con la Provincia” y detalló que “el gobernador (Oscar Herrera Ahuad) recibió y atendió al sector privado -recientemente- en una reunión muy interesante que se realizó con los presidentes de las cámaras y las asociaciones. Demostró que está totalmente empapado de lo que está pasando”.

Aseguró que “esto dejó muy conforme al sector, pero estamos esperando del Gobierno central una ayuda contundente y real que baje principalmente a los empleados; es decir el capital humano”.

En cuanto al hotel Grand Crucero que cerró sus puertas, Lucas subrayó que “recibimos ayer (por el martes) la noticia. Estábamos trabajando muy fuerte en una campaña local de preventa en una plataforma y nos enteremos, no sabemos en qué condiciones ha cerrado. No es una noticia positiva para nadie”.

A la vez, apuntó que “esto es gravísimo y triste, lo tomamos de ese modo” y adicionó que “todo el esfuerzo que estamos poniendo es para que se puedan mantener las empresas”.

Añadió que “sabemos que una vez que esto pase nos podremos recuperar porque tenemos ofertas, hay personas, una fortaleza y capacidad de trabajo; pero la idea era llegar todos a ese día después”.

En relación a cuánto más podrían aguantar los empresarios y comerciantes la situación actual, enfatizó que “no creo que muchas empresas puedan pasar un mes más, por eso se necesita la ayuda del Gobierno nacional”.

Deslizó que “hasta la semana pasada teníamos información de que iban a empezar a volar algunos vuelos de repatriación de personas hacia sus domicilios; eso nos daba una luz de esperanza porque la gente se iría animando”. Sin embargo, indicó que días atrás se supo que los vuelos operarían recién el 1 de septiembre.

“Junto con el Ministerio de Turismo de la Provincia acompañamos al sector privado en la plataforma ‘Comprá hoy y viajá mañana’. Se alienta a la gente a que reserve Misiones y pueda decidir su viaje hasta junio del año que viene, pero con estas noticias se desalienta un poco a la gente a viajar”.

“Esperemos que el sector pueda recibir respuestas reales y contundentes para que se pueda sostener el empleo. Correr a cuatro meses nos queda muy lejos y así seguramente muchas empresas seguirán ese mismo camino (por el Grand Hotel)”, reflexionó.

 

Grand Crucero

La gerente del hotel que cerró el martes, Lorena Yañez, dijo que “es una triste noticia que tuvimos que dar a conocer, estuvo muy pensada y fue tomada en conjunto con varios actores”. Dijo a Radio Yguazú que “participó el directorio, el gremio y el Ministerio de Trabajo”.

“Este año teníamos un proyecto de expansión muy grande y tener que tomar esta decisión la verdad que duele muchísimo”, agregó. Aunque aclaró que “es un cierre hasta nuevo aviso. Se hizo una evaluación y nos dimos cuenta que no íbamos a llegar a largo plazo. Se hará una reapertura el día que la situación nos permita tener mayor estabilidad”.

Detalló que “se desvinculó a los 50 empleados y se les hará el pago de la indemnización como lo dice la ley”.

Yañez apuntó que “la actividad está frenada y no recibe ventas desde el día 19 de marzo. La cadena de pago está cortada y nosotros no estamos pagando a nuestros proveedores; no recibimos ningún tipo de remuneración por la actividad; es decir que la venta es cero”.

La gerente también señaló que “la pandemia afectó a todas las actividades del grupo (Crucero) y en todos los países que opera, porque está en Paraguay y Brasil. No hay ninguna unidad de negocio que pueda respaldar a la otra”.