Son cuatro los sospechosos en torno al crimen del microcentro

Dos de los supuestos involucrados en la muerte de Pablo Martín Arredondo están identificados con nombres. La familia de la víctima llegó a Posadas a buscar sus restos.

26/02/2020 08:30

EXEQUIAS. Trascendió que la familia evaluaba cremar el cuerpo para trasladarlo a Buenos Aires.

Pistas firmes sobre cuatro sospechosos y una línea investigativa local, son las únicas novedades que se manejan en el caso del hombre que fue hallado muerto en un departamento céntrico el pasado domingo. Pablo Martín Arredondo (37), fue golpeado y estrangulado con un cinto. Quienes estuvieron con él son buscados por la Policía.

El resultado de la autopsia dictaminó que la víctima había sufrido fractura de mandíbula, y un golpe en la cabeza realizado con algún tipo de elemento contundente. Pero lo que acabó con su vida fue la “asfixia mecánica”, realizada con un cinturón. Precisamente ese elemento se encontraba en la habitación donde estaba el cuerpo de Pablo.

El caso se instruye en el Juzgado de Instrucción 3 a cargo de magistrado Luis Fernando Verón. Finalizada la pericia forense la Justicia dispuso que los restos del hombre sean entregados a sus familiares.

Precisamente el lunes ellos habían llegado a Posadas desde la provincia de Buenos Aires, de donde además era oriundo el hombre asesinado. Por lo que pudo saber PRIMERA EDICIÓN, habrían decidido cremar el cuerpo.

En sus redes sociales Pablo indicaba que se dedicaba a la compra- venta de automotores. Hacía unos cuatro meses que alquilaba el departamento céntrico donde lo mataron, pero estaba radicado desde mucho tiempo antes en esta capital.

En la madrugada del miércoles 19 de febrero, los vecinos llamaron a la Policía porque escucharon disturbios y una pelea aparentemente de pareja en el departamento. Cuando llegaron, los efectivos no pudieron constatar la denuncia. Ya todo se había calmado.

Los sospechosos habían abandonado el lugar pero sus movimientos quedaron registrados en las cámaras de la zona. Los investigadores hallaron dos identificaciones, la de un hombre de 36 años y una joven de 20. Estos son dos de los sospechosos “con nombre y apellido”, pero restan los otros dos.

Efectivos de Criminalística trabajaron en una escena del crimen que estaba revuelta. Puede haber sido por la posible pelea que ocurrió allí, pero también porque los involucrados podrían haber buscado algo entre las pertenencias de la víctima después del crimen. También actuaron personal de la División Toxicomanía, quienes hallaron restos de cocaína y marihuana que quedaron en un plato.

Como se mencionó en párrafos anteriores, los buscados serían personas radicadas en la provincia. En necesario resaltar que entre que ocurrieron los disturbios y hasta que fue hallado el cadáver pasaron cuatro días. Tuvieron tiempo para ocultarse o elaborar alguna coartada.