En los frentes comienzan a mover los posibles acuerdos para una PASO 2023

21/11/2021 09:39

Oficialismo y oposición en las provincias comenzaron a mover sus fichas, pensando en un futuro armado electoral para 2023. En la mayoría, lo ven al presidente Alberto Fernández desgastado políticamente como para encabezar un esquema reeleccionista.

Aún así, el propio Fernández lanzó una idea de llamar a una gran Primaria, Abierta, Simultánea y Obligatoria (PASO) para definir quién encabezará la fórmula del kirchnerismo. De prosperar, sería la forma en que Cristina Fernández de Kirchner no decida a dedo quién buscará la presidencia de la Nación, tal como lo hizo con el actual mandatario cuando propuso ser su vice.

Por esta razón, no son pocos los gobernadores del Frente de Todos que piensan en anotarse en la movida. Desde el chaqueño Jorge Capitanich hasta otros mandatarios del Norte Grande que proponen ampliar este FdT o, incluso, ir por afuera.

En estos casos, buscan que la mirada de la futura Presidencia Argentina no esté tan puesta en el centralismo del país como hasta ahora, cuando provincia de Buenos Aires es la preferida de la Casa Rosada y el Instituto Patria.

En San Juan, con la excusa del partido entre la Selección Argentina y la brasileña por la clasificación al Mundial, se encontraron varios mandatarios con el anfitrión Sergio Uñac. Entre ellos estuvo el misionero Oscar Herrera Ahuad con quien hubo una reunión privada al día siguiente de la competencia deportiva.

El sanjuanino abogó “que podamos mirar cómo desde el interior podemos acompañar un proyecto que nos incluya a todos y, obviamente, ahí está San Juan y también Misiones”. El término inclusión marca claramente cómo se sienten algunos gobernadores y, con la finalización del año electoral el pasado domingo, ya existe “libertad” para expresar las diferencias internas.

Esta semana que se inicia, Herrera Ahuad volvería a San Juan y se podría plantear una charla pendiente, respecto del posible armado del bloque neorevisionista con representaciones de diferentes provincias que quieren hacer valer sus votos, a partir de la composición que tendrá el Congreso desde diciembre próximo. FdT y JxC deberán buscar sumar a los “provincialistas” para sostener proyectos que consideren importantes. En especial el espacio gobernante, cuando traten iniciativas de la Casa Rosada.

Del lado de Juntos por el Cambio, ya está lanzado Facundo Manes por el radicalismo y lo ubican al correntino Gustavo Valdés como compañero de fórmula. Sería un binomio netamente radical.

Ahora se sumó el jujeño Gerardo Morales, de origen radical, pero buscando un espacio más amplio en la oposición.

Desde el PRO, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta comenzó el armado nacional, con partidos y dirigentes en las provincias donde no tiene dirigencia propia y sí los que pueden competirle en el macrismo. En ese sentido ya estaban anotadas desde hace bastante tiempo la exministra Patricia Bullrich y la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

Hay quienes anticipan que será un verano muy movido en la política entre los armados presidenciales, la economía del país, los posibles cambios en el Gabinete y un Congreso que se espera muy activo.

Lo que está muy claro es que los espacios políticos ya empezaron a moverse para 2023.

 

El pesimismo sobre la gestión que potenció los resultados

Es casi unánime la evaluación de que, más allá de los nombres en las listas, los resultados de las legislativas del 14 de noviembre tuvieron un fuerte apuntalamiento del malestar que tiene el electorado con la gestión de Alberto Fernández.

La pobreza, la crisis económica, el desmanejo de la pandemia y la inflación sin freno podrían ser las principales causantes de un crecimiento electoral de la oposición en todo el país, reflejado en el triunfo de Juntos por el Cambio.

En la tierra colorada, el gobernador Herrera Ahuad venía sumando numerosos reclamos a la Nación, que tuvieron escasa respuesta. La gente lo interpretó y castigó al Frente de Todos en Misiones hundiéndolo en el tercer puesto, después de haber ganado las elecciones de 2019 hace sólo dos años.

Si la gestión nacional hubiera sido mejor, sin escándalos como las fiestas en Olivos, los vacunatorios VIP, corrigiendo la pobreza y conteniendo la inflación, Juntos por el Cambio no hubiera obtenido el beneficio del voto bronca. Al igual que los “libertarios” en distritos como CABA o provincia de Buenos Aires.

Se acaba de sumar una nueva presentación judicial que realizaron dos abogados por los vuelos oficiales que realizó la Primera Dama, Fabiola Yáñez, entre Buenos Aires y Posadas en la época de aislamiento más duro, donde no había servicio de transporte de ningún tipo entre provincias. Y las diferencias de informes entre la Secretaría General de la Presidencia y la empresa de aviación del Estado.

Todo a partir de una investigación realizada por el periodista Federico Teijeiro del sitio Periodismo y Punto.

En la renovación misionera aseguraron, con los números del escrutinio definitivo en las manos, que “sería un grave error político pensar que los misioneros quieren un cambio en la gestión provincial y por eso votaron por el frente opositor. En junio, cuando se votó la gestión provincial, el Frente Renovador obtuvo un cómodo triunfo. Lo mismo en Wanda, donde el pueblo tuvo que elegir su intendente y apoyó la continuidad de un dirigente renovador. A la hora de elegir los Ejecutivos o los dirigentes locales, la decisión del pueblo siempre es que la renovación siga gobernando”.

Y advirtieron que “el que pretende traspolar una elección de diputado nacional para salir a decir que deben realizarse cambios en la gestión provincial está totalmente desorientado. Los misioneros eligieron en junio al Frente Renovador para que tenga mayoría en las legislaturas y el pasado domingo eligieron que el Frente de Todos tenga mayoría en el Congreso de la Nación, son cosas muy diferentes”. Fue un mensaje directo al radical Martín Arjol por sus dichos en la conferencia de prensa que brindó tras convertirse en triunfante.

 

Diálogo pendiente

En Misiones, la invitación al diálogo que hizo el gobernador Herrera Ahuad a los diputados nacionales electos por Juntos por el Cambio, quedó “stand by”.

En la Rosadita aseguraron que el joven edil recibió la convocatoria al día siguiente de las elecciones. Sin embargo, “cabildeó” hasta último momento, con al menos dos cambios de día para la reunión.

Además, hubo molestia por algunas definiciones de Arjol como “el que llamó al diálogo fue la gente y no el Gobernador”; la propuesta de incluir en la mesa algunos cambios a políticas provinciales en materia fiscal, entre otras.

“La renovación mostró humildad y se mostró dispuesta a trabajar en conjunto con Arjol. Eso quedó plasmado en la convocatoria hecha el lunes por el Gobernador. Pero Arjol no concurrió, tal vez porque no quiere trabajar con la renovación o siente que una foto con Herrera no le sirve en este momento que está de ‘ganador’”.

Por el momento se esperan nuevas comunicaciones telefónicas que permitan compatibilizar las agendas de ambos para encontrarse.