Desde los monos a los ángeles

Desde los monos a los ángeles hay una gran distancia en la evolución. Quizás así sea nuestro camino de evolución. Quizás ese camino está dentro nuestro y todavía pervive en actos, acciones, palabras, emociones, meditaciones.

06/06/2021 11:04

Desde el mono que solo vive para su supervivencia y de a poco comienza a evolucionar hacia la manada teniendo rasgos de protección colaboración con otros, a nosotros que todavía no podemos desprendernos de la posesividad, el orgullo y la arrogancia, a los ángeles que son tan sutiles que no necesitan el cuerpo para evolucionar hay un largo recorrido.

¿En cuál te ubicás vos? ¿En cuál te reconoces? ¿Formas parte de ambos?

¿La dualidad de la materia y la espiritualidad están instaladas en tu sistema? O vas evolucionando desde el amor y la comprensión, de poder ver a todos por igual, tarea por cierto difícil sobre todo cuando sentimos impotencia, bronca o dolor por actos hacia nuestra persona o hacia otros.

Cultivar el espacio del medio es una posibilidad.

Y no digo ser indiferente. Digo poder neutralizar dentro aquellas emociones que pueden dañar a los otros. Aquellas palabras que actúan como cuchillos y son asesinas. Aquellos juicios de valores que ponen obstáculos en el camino de otro, aquella arrogancia que hace sentir inferior a los demás como si hubieras encontrado la iluminación y sintieras que ya puedes guiar al resto.

Qué pequeños nos volvemos cuanto nos limitamos en nuestro camino, cuánto nos separamos por sentirnos superiores, cuánto tiempo va pasando y no vuelve más y en el mientras tanto por temor a perder posición por nuestros conceptos vamos quedando fijados sin posibilidad de cambiar y así, al igual que los dinosaurios quedamos fuera del sistema que sí va evolucionando hacia un mundo mejor, mundo que necesita de la apertura, comprensión y colaboración de todos para poder cambiar.

Simplemente cultivando el gusto por lo bueno, lo sano, ético y ordenado, cada uno de nosotros puede hacer una gran diferencia y si estás lo suficientemente alineado podés ser factor de inspiración para el resto.

Cultivando la sonrisa, los buenos actos y disponibilidad hacia el entorno vamos de a poco transitando desde el mono al ángel.

Ninguno de los dos juzga ni entorpece con malas acciones al resto, nosotros en el medio ¿qué hacemos?