El consumo de tabaco disminuyó en la pandemia

Pese a que el encierro potencia el consumo, en el caso del tabaco, la pandemia llevó a las personas a intentar dejar de fumar por las complicaciones a nivel pulmonar del COVID.

03/06/2021 19:30

El consumo de tabaco disminuyó en la pandemia

PARCHES DE NICOTINA. Ayudan a sostener la abstinencia durante el tratamiento.

Durante la pandemia, la incidencia del consumo del tabaco disminuyó. Así los aseguró a FM 89.3 Santa María de las Misiones, la directora del Consultorio de Cesación Tabáquica del Centro Monoclínico Manantial de Posadas (Comandante Rosales 1648), Dra. Marisa Gauna.

Según la profesional, a pesar de que “el encierro potencia el consumo por el estado emocional de las personas”, lo que pasó con el tabaco es que “las complicaciones que produce a nivel pulmonar y el conocimiento de la gente acerca del daño que produce el COVID a nivel respiratorio, ha llevado a muchos pacientes a consultar para intentar dejar de fumar”.

 

Tratamiento anti tabaco

Pese a la pandemia, el consultorio del Centro se mantuvo abierto durante todo el año. Allí, ofrecen un tratamiento interdisciplinario que incluye parches de nicotina, apoyo psicológico y nutricional.

De la gente que asiste al consultorio, “en términos generales, hablamos de 20 a 30 cigarrillos por día aunque tuvimos pacientes que llegaban a fumar hasta 60 cigarrillos diarios”, dijo.

En cuanto a los factores que incidieron para que sus pacientes comiencen a fumar, Gauna mencionó que “la mayoría comenzó por consumo social y luego se convirtió en un hábito. Por eso, el cambio conductual en estas personas es muy importante”.

Por otra parte, la especialista se refirió a los tipos de pacientes que asisten al Centro: “Como toda adicción es difícil saber si es definitiva o no. En el caso de los fumadores, tenemos dos tipos de pacientes: el que se acerca solo por tabaco y el que consulta por tabaco pero también consume otro tipo de sustancias, es decir un caso de policonsumo”, explicó.

En el primer caso, “el tratamiento es con parches de nicotina durante aproximadamente ocho semanas. En este grupo tuvimos un alto porcentaje de resultados positivos, de pacientes que lograron un consumo cero”, aseguró Gauna.

Respecto al segundo tipo de pacientes, “ya es un caso de adicción más arraigada que es más difícil de lograr y tiene muchas más recaídas”, agregó. Sin embargo, destacó que “todo depende del paciente, de su entorno social, su situación y muchos otros factores”.

 

¿El aumento del precio del tabaco influye?

Respecto a si el aumento de precio del tabaco incide en la decisión de dejar de fumar, Gauna señaló que “influye pero sólo en cierta medida”. Según contó, “el paciente que es adicto, lo que menos mira es el precio”.

En cambio, “la motivación viene más que nada las primeras semanas que dejan de fumar: notan su piel más saludable, mejoran su capacidad cardíaca, recuperan los sentidos del gusto y el olfato… todo esto lleva a que el paciente se de cuenta de los beneficios que tiene el hecho de no fumar”.