Trabajo en equipo: “Nuestra misión es estar cerca de los colonos”

Noemí Gómez, es subcomisario de la Policía de Misiones y recientemente fue nombrada como la primera jefa de la División Comando Radioeléctrico de la Provincia. Mientras recorre los caminos de tierra que conectan con la zona urbana, aseguró que esta tarea asignada por sus superiores “representa un compromiso, una gran responsabilidad”.

03/05/2021 14:42

La subcomisario Noemí Gómez se convirtió en la primera jefa de la División Comando en la provincia de Misiones, con prestación de servicios en Capioví.

Nacida en la localidad de Candelaria, es hija de los enfermeros Nancy Báez y Eusebio Gómez (fallecido hace cinco años), con prestación de servicios en Salud Pública. Su mamá continúa trabajando en el hospital de la antigua capital de Misiones.

Confió que su vocación nació por medio del vínculo que tenía con dos de sus tíos, que actualmente ya están retirados de la institución policial. También admitió que influyó en ella ver, en aquel tiempo, a las primeras mujeres policías oficiales que iban egresando de la Escuela Superior de Policía. “Aquella vocación, el uniforme y la presencia policial en la vía pública, es hasta hoy lo importante en esta función, hacer sentir segura a la gente”, reflexionó, quien asumió el 15 de enero de este año, y está a cargo de la División Comando que abarca a las localidades de Capioví y de Ruiz de Montoya, a lo largo y a lo ancho de la jurisdicción.

Su hermano también pertenece a la fuerza y su esposo es el suboficial principal de policía, Daniel Ojeda, con quien tuvo tres hijos, actualmente de 15, 12 y 4 años.

 

 

“Desde que me recibí, mi primer destino fue la UR-IV Puerto Rico, comenzando mis primeros pasos en la institución por la Comisaría de Capioví. Luego tuve otros destinos como la UR-VIII San Vicente (comisarías de San Vicente y Aristóbulo del Valle), y más tarde volví a la Unidad Regional inicial, trabajando en distintas dependencias policiales”, manifestó.

 

En la Comisaría de Capioví, Gómez fue la primera mujer policía, que llegó en marzo del 2003. “Esa es mi fortaleza. Me enorgullece poder decir que Dios y la Virgen me regalan este espacio como jefe, en el mismo lugar donde di mis primeros pasos”.

La joven agradeció a “Dios y a la Virgen de Itatí, a mi familia, a mi papá que me guía día a día y me da fuerza para cumplir con esta prestigiosa vocación de servicio”. También hizo extensivo el agradecimiento a la Jefatura de Policía “que permite que las mujeres policías puedan demostrar sus capacidades operativas”. También al Ejecutivo Municipal en la persona del intendente Alejandro Arnhold, “que brinda todo el apoyo y el acompañamiento incondicional a la división”.

Gómez formó parte de la sexta promoción femenina. Indicó que la tarea asignada, “representa un compromiso, una gran responsabilidad, saber que junto al equipo de trabajo debemos comprometernos, seguir trabajando para que no haya delitos, a que logremos minimizar los delitos rurales, el abigeato, el hurto de ganado. Personalmente es un gran compromiso, pero sabiendo que con sacrificio, con la labor del día a día, y junto al equipo, se logran buenos resultados”.

Comentó que la División a su cargo desarrolla tareas “dentro del marco del operativo de seguridad rural e integral, sea emanada por la Jefatura de Policia o de la UR IV Puerto Rico -comandada por el comisario mayor, César Peralta y el segundo jefe, comisario inspector Sergio López – , de donde depende la división, con recorridas de prevención, identificación de personas, entrevistas con colonos, con personas que tienen campos, propiedades, chacras en la zona”.

Manifestó que el propósito de este trabajo “es llegar al colono y hacerle saber que estamos presentes, que ante cualquier eventualidad puede contar con nuestro apoyo. Ademas le brindamos nuestros números telefónicos para que estemos conectados permanentemente. Trabajamos de manera conjunta con cada colono del municipio y de las zona aledañas, porque la División Comando Radioeléctrico de Capioví tiene también un particular compromiso con la vecina Ruiz de Montoya”.

 

 

Gómez sostuvo que “es un sacrifico poder llegar, es muy honrado. Es un honor poder decir que llegué a esta meta, a este objetivo en el que tendré que seguir dando lo mejor de mí para seguir logrando nuevas metas. El camino es necesario recorrer junto al equipo, junto a la familia, junto a la comunidad toda, que es la que día a día nos brinda el apoyo para seguir adelante y para que los resultados sean altamente positivos”.