Testigo complicó la coartada del acusado del crimen de Andresito

Sergio Ocampo (23) murió de una estocada al corazón y la única testigo presencial no declara. Un efectivo relató que la joven le dijo que el autor del hecho había sido su concubino.

14/04/2021 15:24

TRIBUNAL. En este debate está presidido por Atilio León y secundado por las magistradas Lyda Gallardo y María Ramos. Foto de Archivo.

 

El segundo día de juicio en el Tribunal Penal de Eldorado contra un tarefero acusado de asesinar a un joven de una puñalada, se completó ayer con una ronda de testimoniales. Entre otros habló la madre de la víctima y un policía que aportó datos que podrían ser relevantes a la hora de comprobar que el imputado fue el autor del crimen.

El hecho había ocurrido el 18 de julio de 2018, en el barrio Quintas Altas de Comandante Andresito. Quien resultó asesinado fue Sergio Ocampo (23). Hubo un sólo testigo presencial, una joven y pareja del encartado, pero al ampararse en el artículo 244 del Código Procesal, por ser la concubina no declarará en el debate. A esto se suma que cuando el acusado habló en la primera audiencia, dijo no recordar que hubiera atacado a Ocampo.

Un elemento que podría señalarlo como el autor sería la declaración de un efectivo policial que esa tarde-noche acudió a la intersección de la avenida República Argentina y calle Ecuador, donde estaba el cuerpo. Cuando declaró ayer ante los jueces dijo que al llegar habló con la chica, quien le señaló que el autor había sido su pareja y que había escapado rumbo a su vivienda.

El hombre fue detenido y en su poder le secuestraron una mochila con un arma blanca que habría sido el arma homicida.

En tanto, ayer cuando declaró la madre de Ocampo, explicó que la joven y su hijo se habían conocido en Wanda, y que tenía conocimiento de una relación entre ambos, inclusive cuando estaba en pareja con el acusado. Como elemento destacado de su relato dijo que momentos después del crimen de su hijo, la mujer le sacó fotos al cadáver y se lo envió a ella a través del celular, diciéndole que lamentaba como había terminado todo.

También brindó su testimonio un tío de la víctima, quien dijo haber tenido conocimiento que entre la muchacha y su sobrino hubo una relación, y que inclusive oportunamente le había dado un lugar para que vivieran.

Según se supo de la investigación, el joven aparentemente nunca dejó de querer continuar la relación a pesar que ella ya se había mudado con su pareja a Andresito. Ocurrió que Ocampo los siguió y también se fue a vivir a esa localidad. El día de su muerte, el hombre lo habría visto frente a un comercio hablando con su pareja. Se desató una discusión y se trenzaron en una pelea. En ese contexto el imputado habría sacado un cuchillo de la mochila para asestarle una estocada en el corazón. Ocampo murió a los pocos minutos luego de dar unos pasos y desplomarse.

La ronda de testigos siguieron hoy y de no existir algún pedido especial de las partes, mañana se daría lugar a los alegatos y podría haber sentencia.

Amparada por la ley
La pareja del acusado, quien sería la única testigo presencial del hecho, se amparó en el artículo 244 del Código de Procedimiento Penal, que le permite no declarar si es contra su cónyuge, ascendiente o familiar.