Hugo Escalada: “No hay ni habrá desabastecimiento de madera”

El funcionario mostró con datos que los rollos que se exportan no representan ni el 15% de la madera disponible anualmente en Misiones y Corrientes. “La industria tiene que pagar mejor a los productores”, aseguró.

21/03/2021 08:30

SIN RIESGO. Descartó que pueda haber riesgo de desabastecimiento de rollos de madera para la industria misionera.

El presidente del Instituto Forestal Provincial (INFOPRO), Hugo Escalada, descartó de plano que pueda haber riesgo de desabastecimiento de rollos de madera para la industria misionera debido a las exportaciones que se están destinando a China.

“Niego rotundamente que vaya a faltar madera en Misiones, primero porque esta provincia no exporta ningún solo rollo, sino que exporta manufacturas. Y segundo porque los que están exportando son Entre Ríos, principalmente, y ahora se sumaron algunas empresas de Corrientes”, dijo el funcionario a PRIMERA EDICIÓN.

Y remarcó que: “lo que está ocurriendo es que los productores de Corrientes, que son los que abastecen a las industrias del Sur de Misiones, están eligiendo vender sus rollos a China, que está pagando 15 dólares la tonelada, en lugar de vender a la industria de Misiones que está pagando alrededor de 6 dólares. Entonces la industria tendría que pagar por arriba de los 15 dólares la tonelada y la madera no se irá a China”.

Ante el reclamo de algunas asociaciones forestoindustriales para frenar la exportación, Escalada fue enfático: “nadie puede pedirle a un productor que destinó 15 años de recursos y trabajo que no venda su madera al que le paga mejor. Lo que tienen que hacer los sectores industriales es pagar los 15 dólares por tonelada como está pagando China”.

“Si pagan un precio justo, los productores no van a tener ningún problema en vender a los compradores locales”, expresó.

 

“Hay excedente de madera”

El presidente del INFOPRO compartió datos con este Diario donde se puede observar que “hay excedente de madera para rato, tanto en Misiones como en Corrientes, lo que hay que hacer es pagar el precio que le permita al productor volver a plantar y garantizar disponibilidad de materia prima para el industrial”.

“Como dijo el productor José Wipplinger, en una nota publicada por PRIMERA EDICIÓN, hay que lograr un equilibrio y que ganen todas las partes. La industria no puede tener una rentabilidad extraordinaria a costa de la baja rentabilidad del producto”, expresó Escalada.

El funcionario aportó los datos del Instituto de Fomento Empresarial de Corrientes, donde se revela que lo exportado en 2020 alcanza 1.360.000 toneladas, sumando pino y eucalipto. Y lo comparó con un informe del Ministerio de Industria de Corrientes donde se observa que esa provincia cuenta con un potencial anual de 9 millones de toneladas disponibles. Quiere decir que lo exportado representa apenas el 15% de la madera disponible en aquella provincia.

“Esto demuestra que hay un excedente tremendo, lo que pasa es que los chinos están pagando un precio más justo”, dijo.

Y agregó que “también en Misiones hay excedente”. El último informe de la Subsecretaría de Bosques de Misiones, con datos del año 2016, se refería acerca de la demanda provincial de 6.300.000 metros cúbicos de madera y una disponibilidad de 10.800.000 m3. Con lo cual Misiones tiene un excedente de 4,5 millones de metros cúbicos de madera al año.

Menos productores y plantaciones

El presidente del INFOPRO señaló que la baja rentabilidad que vienen teniendo los pequeños productores forestales, sumado a las demoras de los subsidios de la promoción forestal (ley 25080) están llevando a cientos de productores a dejar al forestación y dedicarse a otros cultivos, como maíz y yerba.

“En Misiones hay cientos que están haciendo tala rasa de la madera y plantan maíz o yerba porque son más rentables”, indicó.

Y como dato duro para sostener su afirmación, dijo que “hemos obtenido datos de uno de los viveros de plantines más grandes de la provincia donde nos demuestra que la venta de plantines ha caído 70% en los últimos 10 años”.

“Si los viveros venden cada vez menos plantines, quiere decir claramente que la cantidad de productores ha disminuido y la superficie forestada también”, señaló Escalada.

“Los únicos que siguen plantando son las grandes industrias que tienen plantaciones propias”, dijo.

Y por último advirtió: “Tenemos que definir si queremos seguir teniendo una provincia forestal con miles de pequeños productores o vamos a tener tres o cuatro grandes. Si pasa lo segundo, vamos a tener un problema social porque los pequeños productores son los que abastecen a los aserraderos más chicos y son los que generan la mano de obra en los pueblos. Si desaparecen los productores chicos van a desaparecer los aserraderos chicos y vamos a tener mucho desempleo”, remató.

DESARROLLO DE LOS NÚMEROS.Diversos datos evaluados por el Instituto Forestal Provincial (INFOPRO).

 

Escasez, sí, pero de cosecheros, no de madera

En la última reunión del Consejo Asesor del INFOPRO, el sector industrial planteó la situación de un aserradero de Leandro N. Alem que cerró durante dos semanas por falta de madera.
Escalada explicó que “este aserradero traía madera de Corrientes y tuvo que cerrar dos semanas, pero lo que pasa es que están faltando empresas del servicio de cosecha, no madera”.

“El ritmo de los aserraderos en la industrialización de la madera es más veloz que el ritmo de los cosecheros, que se quedaron con tecnología vieja por recibir malos pagos”, señaló.

Y añadió que: “En Corrientes, los grandes cosecheros están trabajando para los chinos porque pagan mejor precio”.

“Y lo que ocurre es que cuando llega un aserradero de Misiones le dicen ‘espera, cargamos primero a los chinos y después te cargamos a vos’. No falta madera, falta que la industria de Misiones pague mejor precio y faltan cosecheros. Entonces, no hay desabastecimiento de ninguna manera”, finalizó.

 

Que ganen todos parejo

Escalada destacó cuáles son los objetivos del Instituto Forestal que se destacan en la ley de creación, en su artículo 2º, donde se destina a “fomentar, promover y fortalecer el desarrollo de la producción, elaboración, industrialización, comercialización y consumo de productos forestales derivados de la utilización racional de la madera, procurando la sustentabilidad de los diferentes sectores involucrados”.

“Los programas que desarrolla el Instituto deben contribuir a facilitar acciones tendientes a mejorar la competitividad de los distintos sectores y ampliar los mercados”, destacó.