Temor ante la posibilidad de nuevas restricciones comerciales

La amenaza de endurecer medidas para controlar el avance del coronavirus, genera temor entre los comerciantes misioneros, luego de lo vivido durante la cuarentena obligatoria que se estableció el año pasado en todo el país.

14/01/2021 12:20

Leandro N. Alem

Leandro N. Alem

Al respecto, Luis Koch, integrante de la Cámara de Comercio de Leandro N. Alem, expresó a FM 89.3 Santa María de las Misiones que “sería muy complicado plantear hoy algún tipo de restricción comercial”.

“Creo que la gente se ha concientizado en el uso de barbijos, se puede ver en las calles, en los distintos centros, principalmente en los locales de atención al público. Se ve que la gente trata de mantener la distancia social, si nos cuidamos entre todos será mejor”, apreció.

Consultado sobre las medidas que se anunciaron a nivel nacional, y la posibilidad de que se establezca un toque de queda, Koch consideró que entre los comerciantes “el temor siempre existe”.

“El gran problema es la aplicabilidad de la norma. Hoy el comercio no está en condiciones de absorber ningún tipo de medida. Lo que ocurrió en marzo fue un golpe directamente a la economía”, recordó y advirtió que “en determinados rubros hemos estado casi dos meses sin trabajar”.

“Yo estoy en el rubro de electrodomésticos y muebles, donde durante casi dos meses no pudimos cobrar cuotas ni vender, realmente nos han hecho un daño tremendo. Los comerciantes no podrán bancarse un cierre total de las actividades”, sentenció.

Sobre la restricción en la circulación nocturna, de 0 a 6, medida que se aplicó en la localidad y que afectó a bares, heladerías y restaurantes, Koch observó que ésta se tomó con el objetivo de frenar las fiestas clandestinas y la circulación de personas sobre todo de los más jóvenes.

“Esto es muy difícil y si no nos cuidamos entre todos lo será más todavía”, agregó.

Finalmente aseveró que “los comerciantes del rubro de actividades sociales, restaurantes, confiterías y eventos han hecho un esfuerzo enorme esperando la temporada para reactivarse después de todo el tiempo que estuvieron parados e intentar recomponer así su economía. Hay gente que tiene un emprendimiento gastronómico como único medio de vida y al no poder atender al público, y sin el aporte del Estado, creo que estarán más que complicados”.