Vos, tu mejor versión

Aprender antes que nadie a mirarnos con amor y aceptación es la base de todo, de lo contrario jamás estaremos conformes con aquello que vemos.

11/01/2021 17:08

Muchas mujeres nos sentimos incómodas en nuestra propia piel: que si estamos muy gorditas, que si nuestras piernas son muy anchas, lo que nos falta o nos sobra. Siempre tenemos que encontrar algún defecto en nuestro cuerpo y buscar la manera de cambiarlo, pero ¿por qué? Aprender antes que nadie a mirarnos con amor y aceptación es la base de todo, de lo contrario jamás estaremos conformes con aquello que vemos.

1. La única opinión que cuenta es la tuya. Mas de una vez nos cruzamos con miradas, que buscan sólo criticar, y no la critica constructiva, sino esa que muchas veces lastima. Estas muy gorda, muy flaca, muy musculosa. Comentarios que no suman, por eso es importante hacerse inmune contra ellos.

2. Ningún cuerpo es de plástico y esas marcas en tu piel son parte de tu historia. Esas estrías, esas cicatrices y esas manchas cuentan una historia de tu vida, esas marcas te hacen ser quien sos. No hay nada más hermoso que eso. Abraza a tu cuerpo como abrazas los momentos importantes en tu vida.

3. Recuerda que tu peso es un número que no servirá para nada importante en tu vida. Viejos esquemas donde el peso era lo importante, hoy en día se busca salud, sin estar tan pendiente del numero de la balanza, sino en la composición de nuestro cuerpo, y optimizarla por medio de una alimentación balanceada y actividad física. De qué nos sirve un cuerpo “flaco” sin masa muscular, respecto al que hemos escrito varias notas hablando de la importancia de la masa muscular en todas las edades para optimizar nuestra calidad de vida.

4. Recurrir a la actividad física como una herramienta para mi calidad de vida, no sólo con fines estéticos. No me canso de decir que una de las claves para lograr sostener mi entrenamiento en el tiempo es buscar el indicado para “mí”, donde realmente lo disfrute y sea mi mejor momento del día, disfrutando el proceso de mis avances sin estar pendiente de los resultados.

5. No existe algo llamado “el cuerpo perfecto”. Los mandatos sociales nos dicen debemos ser jóvenes, flacas, con curvas casi imposibles, las redes explotan de imágenes de mujeres increíbles. Pero que es un cuerpo perfecto? es un cuerpo sano, saludable, fuerte, es el envase que nos permite disfrutar nuestros días. Un cuerpo perfecto es un cuerpo sano.

Ser reales, ser auténticas, aceptarnos, sacar lo mejor de cada una a diario nos hace más plenas. Entender que el cuerpo es el envase del alma y debemos buscar llenarnos de buenos contenidos, emociones, relaciones, pensamientos y sobre todas las cosas fortalecer la relación que tenemos con nosotras mismas, ya que nadie te puede dar aquello que vos no te das y la palabra clave es AMOR.

¡Vos, tu mejor versión!