No descartan otra cirugía a la policía baleada por un camarada

15/12/2020 14:27

Una sargento fue atacada por un compañero y podría perder una mano

RECUPERACIÓN. La mujer permanece internada en el Hospital Madariaga.

La sargento de 40 años, lesionada en las manos tras recibir un escopetazo por parte de un oficial en el barrio Santa Clara II de Garupá, permanece internada y aún pese a las curaciones diarias, no le aseguraron que quedará bien y posiblemente tenga que pasar nuevamente por el quirófano.

Fuentes consultadas por este Diario indicaron que la mujer siente dolores y aunque su ánimo es mucho mejor que días atrás, tiene miedo de perder una de su manos.

Todo está en estudio y análisis por parte de los profesionales que la asisten en el hospital Madariaga donde está internada desde el martes pasado luego de ser herida por un camarada en la guardia donde ambos prestaban servicios, ya que ella no puede volver a trabajar por el momento y el acusado del disparo, fue trasladado a Puerto Iguazú.

Las mismas fuentes ratificaron que la mujer espera el alta médica para denunciar en la Justicia el ataque ya que está convencida que no fue un “accidente”.

Desde la Policía no emitieron comunicado alguno y solamente trascendió que personal de la Dirección de Servicios Sociales fue a corroborar el estado de la suboficial en una sola oportunidad.

El oficial de 34 años apuntado como el que disparó con una escopeta contra su camarada, comenzó ayer a prestar servicio en la comisaría Tercera de la Unidad Regional V con asiento en Puerto Iguazú. La causa fue caratulada provisoriamente como “lesiones graves” con intervención del Juzgado de Instrucción 3 de Posadas.

El hecho ocurrió el martes 8 a las 0.30 aproximadamente. La suboficial estaba en la sede del Comando del barrio Santa Clara en Garupá, donde se desempeña como jefa de guardia.

Un compañero, de mayor jerarquía (oficial de servicio), supuestamente en “broma” y para “borrar una foto” tomó una escopeta Bataan 71 calibre 12 milímetros con cartuchos de estruendo, y efectuó un disparo que provocó la explosión del teléfono celular de la sargento y por ende lesión en ambas manos.

Ahora será la Justicia la encargada de determinar si fue o no un accidente.