“Cuando entramos a un pinar pensé que nos iban a matar”

Lo dijo José “Pepe” Faubel (67), quien el pasado domingo fue víctima de un robo. Tuvo que caminar 6 kilómetros para poder avisar a la policía.

01/12/2020 06:03

MAL MOMENTO. José Faubel (67), junto a su esposa Sara Mroczek (61), quienes nunca habían sido asaltados.

El empresario de la carpintería y la madera José “Pepe” Faubel (67), dialogó ayer con PRIMERA EDICIÓN y relató los momentos de terror que vivió al ser asaltado por tres delincuentes que le robaron la camioneta y lo tuvieron cautivo junto a su pareja.

Tal como publicó en exclusiva este Diario, el hecho fue perpetrado el pasado domingo a las 17.30, cuando las víctimas se hallaban en un predio ubicado sobre el arroyo Piray Miní.

“Fue un mal momento, pero gracias a Dios no nos hicieron nada, el vehículo se puede recuperar”, dijo en principio “Pepe” Faubel, quien aclaró además que este episodio no tiene vinculación alguna con el crimen de su hermano, el también empresario arenero Enrique “Ico” Faubel (66), quien fue asesinado a tiros en 2016 en su domicilio de Eldorado. Ese caso, el cual se cree fue un robo en el que la víctima se resistió, aún sigue impune.

En cuanto al hecho delictivo que padeció “Pepe” Faubel, recordó que luego de recorrer su terreno para mostrarle a su esposa los trabajos que había hecho el día anterior, regresaron a la camioneta que quedó estacionada en el portón de entrada y fue allí que “fuimos interceptados por tres desconocidos, quienes cubrían sus rostros con barbijos y gorros”.

“Por lo poco que conozco de armas de fuego, uno de ellos tenía un revólver calibre 38 y otro un cuchillo, hablaban con acento misionero, pero con una leve tonada paraguaya. Se me hace que pueden ser hijos de ciudadanos paraguayos. Uno de ellos tenía unos 25 años y los otros dos 40 para arriba. Sólo nos dijeron ‘la llave, la llave, queremos la camioneta’ y sin dejar de apuntarnos”, expresó.

Seguidamente Faubel contó que “nos hicieron sentar atrás y nos obligaron a agacharnos y cubrirnos nuestros rostros, yo con una campera a mi señora con una toalla. Arrancaron y nosotros quedamos sin poder ver hacia donde íbamos, estábamos sentados en los asientos de atrás porque la camioneta es doble cabina. Uno de ellos iba a nuestro lado, otro nos iba apuntando desde el asiento del acompañante y el tercer cómplice iba al volante”. Respecto a lo que pensaba en ese momento, Faubel fue claro al expresar que “son circunstancias muy difíciles, decidí tomarlo con calma, porque en esos casos te pones nervioso y es peor. Mi señora lloraba y entonces nos amenazaron que ‘si ella seguía molestando nos iban a matar a los dos’. Finalmente nos abandonaron en una zona alejada, a unos 8 o 10 kilómetros de donde nos interceptaron. Es una zona donde hay un aserradero, en Colonia Victoria kilómetro 20. Nos hicieron bajar y vimos que estábamos en un pinar. Nos ordenaron mirar hacia el monte y allí pensé que nos iban a matar. Sin embargo nos dijeron que esperemos una hora para movernos y se fueron, seguramente van a cometer un ilícito con la camioneta. No esperamos una hora, caminamos unos 6 kilómetros hasta el primer vecino y avisamos a la policía”, concluyó. Las víctimas no terminaron lesionadas.

 

Aún no hallaron la Toyota
Hasta anoche continuaba la búsqueda de la Toyota Hilux color negro, dominio FFZ-115, con antivuelcos y espejo retrovisor lado derecho color cromado que le robaron a Faubel. Tampoco había novedades de los delincuentes.