“Tenemos que dejar de relacionar el bronceado con la belleza”

Desde ayer se realiza la Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel. “Lo ideal es disfrutar del aire libre pero sabiendo que el sol acumula su daño en nuestra piel”, advirtió la especialista.

17/11/2020 16:46

Durante todo noviembre se busca difundir medidas preventivas acerca del cáncer de piel. Pero, del 16 al 20 de este mes, se desarrolla la campaña nacional de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) en conjunto con los Gobiernos nacional y provinciales.

Gabriela González Campos es médica especialista en dermatología y presidenta de la sección Misiones de la SAD. Habló en el programa “Aire de Sábado” por FM 89.3 Santa María de las Misiones (la radio de PRIMERA EDICIÓN) sobre las costumbres o hábitos que tenemos y que pueden derivar en cáncer de piel.

“Tenemos que tratar de dejar de relacionar el bronceado con la belleza, es una tarea difícil dejar de relacionar el bronceado con lo saludable. Pero la verdad es que el bronceado es el intento desesperado de la piel de protegerse del sol”, advirtió González Campos.

Explicó que “la gente obviamente en esta época de pandemia, el clima y un día hermoso, sale al aire libre sin los elementos de cuidado: no se pone sombrero, no se pone anteojos, no se pone protector y excede los tiempos de exposición al sol. Lo ideal es disfrutar del aire libre pero sabiendo que el sol acumula su daño en nuestra piel. Ese daño acumulado genera manchas, arrugas y cáncer de piel. Hay que protegernos los 365 días del año y evitar que se produzca esa acumulación”.

 

“No hay que tomar sol”

La titular de la SAD en Misiones pidió “no tomar sol, no hay que exponerse con la bikini en todas poses, pretendiendo quedar doradas. Hay que disfrutar del sol con cuidado. Todo el día hay radiación solar pero, en los horarios que van de las 10 de la mañana a las 16, la intensidad de la radiación UVB es más intensa y es mucho más peligroso para quedarnos rojos. Lo ideal es hacer actividades al aire libre fuera de estos horarios. Si el calor invita por la situación que estamos pasando, a disfrutar del río, de la pileta o una fuente de agua es hacerlo pero con las precauciones del caso”.

En ese sentido indicó que “todas las pieles son diferentes, algunas más propensas al daño porque tienen menos capacidad de producir pigmento y de broncearse o defenderse. Las pieles más claras, los rubios y de ojos claros, son los que más rápido van a tener daño solar. Pero todas las pieles pueden generar un cáncer de piel”.

Consultada la especialista si Misiones representa por su clima y calores más intensos un peligro mayor, González Campos respondió: “Acá confluyen todas las cosas predisponentes porque es sol todo el año. Lo racial, el trabajo al aire libre en las chacras y la cultura del sol que tenemos los misioneros al exponernos al aire libre. Todo confluye para hacernos susceptibles al cáncer de piel. Imaginate que estamos a la misma altura que Australia, que es el lugar donde más casos de cáncer de piel hay en el mundo”.

González Campos se refirió en FM 89.3 Santa María de las Misiones a la exposición que tienen los trabajadores del volante (camioneros, taxistas, etc).

Aseguró que “cuesta un montón en el hombre que use protector y hay muchos avances cosméticos pensados en el varón. Un camionero recibe una radiación extra al estar adentro del camión o el auto. Hay que prestar atención, porque adentro no nos protege solamente el cinturón de seguridad sino también un protector en la piel o una protección en el vidrio. Las radiaciones solares atraviesan el vidrio. En la Municipalidad de Posadas no están autorizados los polarizados en los autos y un polarizado bajo no quita la visión pero asegura restricción de ingreso de los rayos solares. Por eso es importante saber que, al subir al auto, también me debo proteger”.

 

MANCHAS Y LUNARES. Ante la aparición repentina, cambios o daños se debe realizar la consulta al médico.

 

Protectores solares

La médica dermatóloga Gabriela González Campos explicó respecto a la elección de un buen protector solar que “en general, el que una puede recomendar sin haber evaluado al paciente, es el que diga de número de 30 para arriba. El número me indica cuántas veces más puedo estar expuesto al sol de lo que estaría sin él, antes de ponerme colorado. Ese número me habla del filtro para la radiación UVB. Debe tener aparte un filtro para la radiación UVA que es el que penetra más profundamente en la piel, que me oxida, me produce manchas y que también produce cáncer de piel”.

Y recomendó que “si se busca un protector para niños, debe ser para niños porque no se le puede aplicar el de adultos porque, en general, no contemplan la presencia de algunas sustancias que pueden resultar tóxicas para los niños”.

“El niño juega al sol, no quiere tomar sol. Nosotros somos los responsables de inculcarles los horarios para que no jueguen a la siesta; para ponerles un sombrero, ropa adecuada, un toldito a la pelopincho y un protector. Si yo estoy tirada tomando sol a la siesta, el niño lo va a incorporar como un hábito saludable o de belleza y me va a copiar; va a crecer con un concepto equivocado. Somos nosotros los responsables”, indicó la doctora Gabriela González Campos.

 

Misiones es pionera en fotoeducación y cobertura social de protectores solares

Gabriela González Campos, titular de la sección Misiones de la Sociedad Argentina de Dermatología destacó que Misiones es pionera en dos aspectos preventivos del cáncer de piel.

En primer lugar por la cobertura social para la compra de protectores solares. “Es toda una lucha que algunas obras sociales no los contemplen. Pero en nuestra provincia, el IPS ha dado el ejemplo y hace dos años que cubre el 100% de los protectores solares para personas que tuvieron cáncer de piel y el 50% para todos los afiliados con una receta médica. Eso fue en la gestión del Dr. Carlos Arce que sigue con el Dr. Lisandro Benmaor. Me han llamado de algunas obras sociales para preguntarme cómo funciona, así que creería que otras nos podrían dar la sorpresa. En esto Misiones ha sido pionera en prevención porque -al comentarlo con colegas de distintas regiones- se quedan maravillados con lo logrado”, explicó.

Ahora, se trabaja por la Ley de Fotoeducación y la incorporación de la prevención en las escuelas con el Consejo General de Educación.

“Hay que trabajar en la prevención y esa prevención se basa en la fotoeducación (N. de R.: son los conocimientos necesarios que se requieren para modificar conductas, hábitos y costumbres de nuestra relación con el sol). Pero esa fotoeducación no se puede realizar sin un amparo legal, por eso en Misiones estamos iniciando pioneramente este camino y con una ley vamos por instaurar la fotoeducación en los colegios”, indicó la titular de la SAD en Misiones.

Como ejemplo, contó lo que sucede en su casa: “Mi hija de 12 años estornuda o toce en el pliego del codo y yo médica con 50 años a veces estornudo o toso me tapo la boca con la mano. Entonces, lo que uno incorpora desde la infancia no lo modifica como hábito, por esto son los niños los que van a cambiar la piel de los misioneros a futuro a partir de este aprendizaje”.

Agregó que “Trabajamos en campañas y en un plan en las escuelas con el Consejo General de Educación para que se incorpore a los niños, eso hará la diferencia a futuro en la piel de los misioneros”.