Interpol rechazó la detención de Evo Morales

Interpol rechazó una solicitud de detención del expresidente boliviano Evo Morales cursada por el Gobierno de facto de ese país, al considerar que los delitos de sedición y terrorismo de que se lo acusan tienen una connotación política, informó en las últimas horas la Fiscalía de Bolivia.

30/09/2020 20:46

Evo Morales

El fiscal General del Estado de Bolivia, Juan Lanchipa, informó este miércoles que la Interpol comunicó que no cumplirá con la activación del sello rojo que permite la detención y extradición del expresidente y líder del MAS, quien está refugiado en Argentina desde diciembre de 2019.

Esta es la segunda vez que Interpol rechaza la solicitud de las autoridades contra el expresidente boliviano de activar la notificación roja que alerta a servicios policiales de todo el mundo sobre fugitivos buscados a nivel internacional.

La oficina de prensa del exmandatario expresó horas más tarde que “el rechazo de Interpol al sello rojo solicitado por el gobierno de facto de Bolivia pone en evidencia, una vez más, que Morales es víctima de una persecución política sin tregua que recurre a mecanismos judiciales y policiales para cumplir sus objetivos“.

La persecución judicial con propósitos políticos afecta, también, a exministros y otras autoridades del Gobierno de Evo Mortales y hasta a candidatos a senadores y diputados, actualmente en arresto domiciliario, pese a que Bolivia se halla en pleno proceso electoral rumbo a las elecciones del 18 de octubre en las que el MAS-IPSP y su candidato Luis Arce se perfila como ganador“, añade la nota.

El pedido contra Morales, quien fue imputado por la presunta comisión de los delitos de terrorismo, financiamiento al terrorismo y sedición, se enmarca en la investigación por la planificación de cercar ciudades mediante movilizaciones populares, coordinada con dirigentes afines a ese instrumento político.

Esta denuncia es una de las interpuestas por el Ejecutivo transitorio de Áñez contra Morales, que desde diciembre pasado está en Argentina, donde solicitó refugio.

La acusación se basa en un video en el que se atribuye la voz de Morales para supuestamente incitar a bloqueos de ciudades en Bolivia, que organizaciones como Human Rights Watch (HRW) han considerado una prueba insuficiente para la gravedad de esos delitos.

Lanchipa explicó que la Policía Internacional argumentó que uno de los delitos que fundamentó el pedido es “sedición”, un cargo considerado como “político” por esa instancia, citado por el diario El Deber.

Cuando se incorpora la figura de sedición, como en este caso, Interpol interpreta que el delito es considerado de orden político, y nos hizo conocer que no van a poder llevar adelante la detención en tanto no se levante la tipificación de ese delito considerado, según la normativa de Interpol, de orden político”, explicó el fiscal en conferencia de prensa.

Evo Morales se fue de Bolivia después de anunciar su renuncia a la Presidencia del país el 10 de noviembre denunciando un supuesto golpe de Estado para derrocarlo.

La Fiscalía emitió órdenes de aprehensión por algunas de estas denuncias, para que el exmandatario comparezca en procesos en su contra en Bolivia, pero sus abogados observan que no existen garantías constitucionales para su retorno e incluso temen por su vida.

No obstante, Evo Morales ha dicho que si su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), gana las elecciones del 18 de octubre en Bolivia, al día siguiente volverá a su país.

Fuente: Télam