Piden vías preferenciales para vehículos “alternativos” en otras zonas de Posadas

Hay un proyecto en estudio de comisión en el Concejo Deliberante capitalino que propone la regulación de los nuevos medios de transporte personal, así como de los espacios por donde deben circular.

10/09/2020 10:07

SE MULTIPLICAN. Los monopatines eléctricos siguen sumándose al tránsito por calles y avenidas de Posadas, todavía sin un marco regulatorio.

Cada vez es más frecuente observar en diferentes zonas de la capital provincial, en especial en el microcentro, la circulación de personas que emplean monopatines eléctricos o bien bicicletas con “ayuda” eléctrica, que desnudan la imperiosa necesidad de disponer de una regulación acorde a los “nuevos tiempos” para ordenar el tránsito, delimitar los derechos y obligaciones de quienes los utilizan.

Mientras la Comuna posadeña comenzó a recuperar los carriles de bicisendas existentes en las avenidas de mano única -Francisco de Haro y Rademacher-, desde el Concejo Deliberante se trabaja sobre un proyecto presentado por el edil Pablo Velázquez para avanzar sobre vías preferenciales de circulación para los vehículos mencionados en distintos puntos de la ciudad, no sólo en el ingreso y egreso del centro.

En diálogo con la FM 89.3 Santa María de las Misiones, Velázquez remarcó que el proyecto de “Vía Integral Preferencial” lo presentó a principios de agosto último y actualmente se encuentra en estudio en comisión.

“Hoy es innegable que el monopatín, las bicicletas y estos nuevos medios de transportes se están utilizando en la ciudad y hasta diría que en algunos casos es peligrosa la circulación que realizan, sobre todo en las calles de ingreso al centro, donde tienen que ir sorteando automóviles, taxis, remises y colectivos. Es por ello que consideramos muy importante poder establecer vías preferenciales para que circulen este tipo de vehículos y que lo puedan hacer de manera segura”, indicó.

Al no estar contemplados los monopatines eléctricos o bicicletas eléctricas dentro de las leyes de tránsito, cómo regular la circulación es el interrogante.

El concejal respondió al respecto que “el Municipio tiene facultades como para poder determinar la circulación, porque eso está dentro de un Plan Integral de Tránsito que se viene discutiendo. Lo que estamos planteando es establecer vías preferenciales en gran parte de la ciudad y no solamente en el ingreso al centro. Siempre pongo el ejemplo de una persona que vive cerca de la Rotonda y necesita ir a Nemesio Parma, para eso tiene que tomar un colectivo en la estación de transferencia de Quaranta. Le sería mucho más económico ir en un monopatín hasta ese lugar y después en un transporte público hasta Parma, pero hoy eso es imposible porque no existe una vía de circulación segura en esa zona de la ciudad por donde pueda ir un ciclista o en monopatín”.

En el mismo sentido agregó que “si alguien quiere ir desde el centro hasta la Costanera en forma segura en monopatín o bicicleta, tampoco cuenta con vías preferenciales, hoy lo hacen sorteando colectivos, automóviles y demás. El Municipio tiene la facultad de establecer estas vías preferenciales, pero eso implica una inversión en cuanto al mejoramiento de calles y separación de dichas vías, porque hay que hacer algo parecido a lo que se hizo sobre las avenidas Rademacher y Francisco de Haro para que sean de circulación segura para este tipo de vehículos”.

 

Tendencia creciente

Más adelante, Velázquez remarcó que “hacer una Posadas Sustentable no debe ser solamente un título para el Ejecutivo municipal y debe trabajarse en todo sentido. Posadas es mucho más que el centro y la Costanera, también son los barrios, donde la gente debe tener la posibilidad de circular en bicicleta o en este tipo de vehículos alternativos en zonas como la avenida Cabo de Hornos, que hoy tiene una especie de bicisenda a la que hay que hacerle modificaciones para que sea un espacio de movilidad mucho más seguro para aquél que quiera venir o ir en monopatín, bicicleta o moto hasta el centro. Para hablar de sustentabilidad tiene que haber una manera de conectar todos estos lugares de la ciudad de manera integral, que es lo que planteo en mi proyecto de ordenanza”, insistió.

Consultado si existe un relevamiento de la cantidad de monopatines eléctricos y bicicletas que se mueven por la ciudad, el edil afirmo que “no de manera integral, pero sí se está haciendo. En las conversaciones que tuvimos a partir de la presentación del proyecto, con el secretario de Movilidad Urbana y en ocasión de las conversaciones sobre las avenidas de circulación de manos únicas desde el Oeste al centro, allí se habló de empezar a hacer este tipo de estudios. Nuestro proyecto habilita para hacer un estudio de factibilidad y sobre todo de movilidad, porque hoy no se puede conocer con exactitud la cantidad, porque solo las motos se patentan mientras que los monopatines y bicicletas podemos tener una idea de cuántos son en función de lo que están vendiendo los comercios locales. El nivel de compra de este tipo de transporte fue bastante interesante en los últimos meses”.

Sobre quiénes son los que emplean mayoritariamente los nuevos medios de transporte, Velázquez afirmó que “son los más jóvenes, aunque hay gente de 40 a 45 años que también se anima para hacer trayectos cortos. En el caso de los jóvenes, algunos los emplean para economizar y otros más para diversión o paseo, y allí se pueden ver algunas situaciones irresponsabilidad. Incorporarlos a la vida del tránsito de manera ordenada será un aporte interesante para la ciudad y para que se respeten las reglas, porque hoy están en un limbo”, sentenció.

 

A favor de las manos únicas

En relación a la intención del Ejecutivo municipal de presentar un proyecto para convertir cuatro avenidas más en manos únicas de ingreso y egreso del centro, el edil Velázquez dijo que “estamos de acuerdo, de hecho nuestro bloque fue el que presentó un proyecto de avenida de mano única en sentido Oeste al Centro. El Ejecutivo planteó que en lugar de dos sean cuatro las avenidas de manos únicas y me parece que hay que avanzar en ese sentido”.

Agregó que “todavía no llegó el proyecto al Concejo Deliberante, solamente figura el que presentamos nosotros y estamos a la espera de que en los próximos días pueda ingresar ese del Ejecutivo. A partir de eso, convocaremos a todos los sectores a desmenuzar el proyecto y ver de qué se tratan los estudios que se realizó desde la Secretaría de Movilidad Urbana. Ello implicaría la modificación del recorrido del transporte público de pasajeros. Habrá que poner toda la información sobre la mesa para no aprobar algo y tener que volver atrás”.

 

“La motorización eléctrica no debe rechazarse”

El técnico en seguridad vial Rubén Tamis consideró que la presencia de los monopatines eléctricos en el tránsito capitalino reflejan el “crecimiento de la ciudad y hay que acompañar con las correspondientes normativas. Es parte de la innovación, lo que se va presentando, en este caso nuevos medios de transportes”.

En diálogo con la 89.3 FM Santa María de las Misiones, Tamis opinó que “hay que regular la motorización eléctrica, porque se presentó y vino para quedarse. Incluso la Ley de Tránsito las contempla al momento de emitir las licencias de conducir, con la equivalencia en cm3 y en kw. El monopatín no está estipulado ni contemplado en ningún lugar de la ley. Las bicicletas pueden tener una ayuda que no supere los 0,4 kw eléctrica al pedaleo, pero sigue siendo bicicleta”, detalló.

Para el especialista en seguridad vial, “al no estar reguladas las patinetas eléctricas, se debería reunir a los usuarios y a quienes las venden para empezar a establecer obligaciones y derechos y dejar bien estipulado por dónde pueden circular, los elementos de seguridad con los que deben contar, por ejemplo casco, iluminación, acciones de giro, estacionamiento, entre otras tantas cosas. Hoy nada de eso existe”.

Luego agregó que “a quien emplea un monopatín eléctrico, hoy lo puede parar un inspector de tránsito en su función de prevenir. Esto puede llegar a ocurrir si ve que está circulando por la vereda y le dirá a quien lo conduzca que no puede circular porque puede atropellar a un niño, o en la calzada dirá que se está exponiendo a que lo choque un vehículo, pero sólo de forma preventiva”, ejemplificó para justificar la necesidad de normas específicas.