Suman 1.700 los paraguayos que fueron “repatriados” por el puente “San Roque”

Este sábado cruzaron dos colectivos provenientes de Buenos Aires con destino al Departamento de Misiones (Paraguay) donde cumplen con el aislamiento. En Encarnación les realizan el hisopado para COVID-19.

09/08/2020 10:46

ESPERANDO. Casi un centenar de paraguayos regresaron ayer a su país a través del puente Posadas-Encarnación.

En la víspera se produjo el regreso a su país de un grupo de ciudadanos paraguayos residentes en Argentina, a través del puente San Roque González de Santa Cruz que une Posadas con Encarnación y de esta manera ya suman 1.700 los “repatriados” que emplearon dicho paso durante la pandemia de COVID-19.

El cónsul paraguayo en Posadas, Rolando Goiburu, explicó a PRIMERA EDICIÓN que “se trata de un grupo de personas que viven en Buenos Aires y en el Gran Buenos Aires que tramitaron como corresponde su regreso al país. En este caso son dos colectivos completos, especialmente contratados por el Gobierno paraguayo para que los traiga hasta acá”.

Agregó que “eso se está haciendo normalmente los fines de semana. Por lo general se los clasifica o agrupa a quienes vienen por región a la que pertenecen y donde harán la cuarentena. Estas personas son de la región de Misiones (Paraguay) e irán a un cuartel del Ejército de ese lugar donde deberán quedarse hasta cumplir ese período estipulado por las autoridades sanitarias. Esto ocurre en las diferentes regiones del país, que a medida que se van dando las vacancias en esos lugares se va programando y autorizando los regresos”.

El cónsul resaltó que “una vez que llegan se les hace el control e hisopado gratuito a todos. Incluso durante los catorce días que deben permanecer en los albergues se les hace tres hisopados. Hasta ahora llevamos unas 1.700 personas ‘repatriadas’ a través del puente San Roque González de Santa Cruz desde el inicio de la pandemia y lo seguiremos haciendo en la medida que nos pidan”.

También comentó que “una vez que se inscriben en una lista vía Whatsapp les damos prioridad a las personas por la vulnerabilidad de su salud, a las mayores de 65 años, con enfermedades de bases como diabetes o problemas oncológicos para darle un tratamiento especial”.