Se trasladó ayer a 54 de los 67 inimputables a Unidad de Salud

En un operativo iniciado a primera hora de este viernes, los inimputables alojados en la UP de Loreto llegaron a Posadas.

01/08/2020 10:22

REVINCULACIÓN. Se buscará revincular a los internos con sus familiares. Muy pocos reciben visitas en la actualidad.

Ayer se habilitó la Unidad de Salud provincial para inimputables, ubicada en el predio del Hospital Dr. Ramón Carrillo de Posadas, y fueron trasladados 54 de los 67 inimputables que estaban alojados en un pabellón de la Unidad Penal de Loreto.

En una segunda etapa se trasladará a las personas restantes, incluida la única mujer inimputable de Misiones que, por ahora, ocupará en soledad el pabellón femenino del nuevo edificio.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, el subsecretario de Salud, Héctor Antúnez Proeza, precisó que esta unidad de salud tendrá una dirección sanitaria, a cargo del Ministerio de Salud Pública, en el que fue designado el médico Héctor Sánchez y una dirección de seguridad, a cargo del Ministerio de Gobierno.

“Hasta ahora, los inimputables estaban alojados en la Unidad Penal de Loreto en un pabellón bastante chico para esa cantidad de internos. En este nuevo edificio les sobrará lugar (tiene una capacidad para 100 personas) y estarán en instalaciones más adecuadas y cómodas”.

 

Dirección desdoblada: seguridad y salud

Los inimputables contarán con el cuidado de un equipo profesional de Salud Pública, designado específicamente para esta tarea, integrado por un médico clínico, psiquiatra, psicólogo, trabajador social, administrativo y enfermero. También contarán con consultorio odontológico. Y la vigilancia y seguridad continuará en la órbita del Servicio Penitenciario Provincial (SPP), “ellos se encargarán de la comida, manejo de los internos, custodia y vigilancia de los internos, conducirán las tareas y tiempos internos de la unidad, mientras que el equipo de Salud Pública se encargará del tratamiento y resocialización de estas personas”.

Según precisó Proeza, “trataremos de revincular a estos internos con sus familiares, pues prácticamente ninguno recibe ya visita de su familia. Son personas peligrosas para sí mismas y para los demás porque cometieron delitos y ni siquiera son responsables por ello porque no comprenden su acción. Algunos están por abuso a la integridad sexual y otros por homicidio.

 

Dos patios y habitaciones separadas

En el edificio que se estrenó ayer, los inimputables cuentan con habitaciones para una decena de personas y no un único dormitorio como tenían antes. “El edificio tiene dos pisos, en la zona propiamente del penal cuenta con un patio interno y otro externo con césped y bastante amplio. Aparte hay una zona de consultorios (odontología, médico y psiquiatría), un box de enfermería”. Para el traslado de los internos se esperó la llegada del mobiliario y equipos de cocina necesarios.

Proeza recordó que en un primer momento hubo resistencia por parte de los profesionales del Hospital Carrillo y del Colegio de Médicos de Misiones, ubicado en el edificio lindante, al traslado de los inimputables a ese predio. “Seguramente, esta resistencia se debió a que se pensaba erróneamente que los internos estarían paseando libres como los pacientes del Hospital Carrillo; pero no es así, la Unidad de Salud para inimputables es una institución cerrada donde nadie puede escaparse, funciona como un penal con un área importante de salud y también cuenta con una zona de visitas”, detalló el Subsecretario de Salud.

 

“Trataremos de rehabilitarlos” 

La Unidad de Salud implica un nuevo paradigma en el abordaje de las personas que cometieron delitos y fueron declaradas inimputables. “Trataremos de rehabilitarlos, el equipo profesional trabajará con la patología de cada paciente en forma personalizada, con el propósito de reinsertar a estas personas en la sociedad y revincularlas con sus familiares. Si se logra la revinculación con la familia, se puede dar la tutela (hoy a cargo de la Justicia) a un familiar, obviamente bajo estricta evaluación profesional. Obviamente, algunos internos ya no tienen familia y apuntaremos a mejorar su calidad de vida”.