Policía de Misiones en alerta tras una fuga masiva de presos

Se trata de la penitenciaria brasileña de Medianeira, a unos 70 kilómetros de la ciudad de Puerto Iguazú. Varios de los evadidos pertenecerían a la organización delictiva PCC.

05/07/2020 14:16

Al menos 34 presos se fugaron ayer de una cárcel brasileña con problemas de hacinamiento y situada a unos 70 kilómetros de Puerto Iguazú, en la triple frontera con la Argentina y Paraguay, informaron fuentes oficiales.

Varios de los evadidos son considerados por las autoridades brasileñas como de alta peligrosidad, ya que forman parte de la temida organización criminal Primer Comando Capital (PCC).

En ese sentido se supo que la Policía de Misiones se encuentra en alerta máxima y se ordenó a los uniformados la “utilización del chaleco antibalas”, indicaron las fuentes.

La huida de los presidiarios, 31 hombres y tres mujeres, ocurrió de madrugada en la prisión pública de Medianeira, en el estado sureño de Paraná, precisó en un comunicado el Departamento Penitenciario del Gobierno regional, citado por la agencia de noticias EFE.

La investigación preliminar indica que los reclusos “contaron con ayuda externa para romper los candados de las puertas” del centro penitenciario y escapar.

La cárcel tiene capacidad para 55 presos, pero albergaba en ese momento a 111, según un funcionario de la cárcel citado por medios locales y que prefirió no ser identificado.

Agentes de la Policía Militar de Foz do Iguaçu, en Brasil, realizaban búsquedas en la región y hasta ayer a la tarde habían recapturado a uno de los presos fugados.

El sistema penitenciario brasileño es considerado por organizaciones internacionales como uno de los “peores” y “más inhumanos” del mundo debido al alto hacinamiento, las rebeliones constantes, las pésimas condiciones de internamiento y el poder de las bandas criminales. La irrupción del coronavirus, que deja ya casi 1,6 millones de casos confirmados y más de 64.000 fallecidos en todo el país, complicó aun más la situación en las cárceles brasileñas.

El Departamento Penitenciario Nacional (Depen), organismo estatal responsable por una población carcelaria de unas 750.000 personas, contabiliza cerca de 4.900 contagios y 62 muertos en las prisiones de todo Brasil, según el último balance oficial. Además, investiga otros 1.146 casos considerados sospechosos a la espera de los resultados de los análisis. En cuanto al número de curados, casi 3 mil presidiarios se han recuperado de la enfermedad.

Pese a las acciones para contener el avance del coronavirus en las cárceles, tan sólo 16.747 presos han sido sometidos a pruebas de diagnóstico para el patógeno, de acuerdo con el Depen.

 

Comando Tripartito

Con el objetivo de evitar cualquier ingreso clandestino de estas personas a territorio argentino, y mediante el denominado Comando Tripartito -que integra a las fuerzas de seguridad de Argentina, Brasil y Paraguay-, las distintas dependencias se encuentran en permanente intercambio de informaciones respecto al tema.

En ese sentido se pudo saber que la maniobra de fuga habría sido coordinada por la citada facción criminal PCC para liberar a algunos de sus integrantes presos.

No se descarta que los fugitivos podrían permanecer en alguna granja de la región para posteriormente salir hacia Paraguay y Argentina.

Por otra parte, los uniformados del mencionado Comando Tripartito fueron informados de que el presunto cabecilla de los fugados responde al nombre de “Tiago”, quien fue denunciado por amenazar al personal de la penitenciaría brasileña.

Por dichos motivos fueron alertados, además de la Policía de Misiones, efectivos de los distintos escuadrones de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y Policía Federal, para resguardo de las zonas fronterizas.

Según la publicación de medios brasileños, la fuga habría sido facilitada por personas que treparon los muros o subieron por los techados de la penitenciaría.

Una vez dentro del penal habrían cortado los candados de algunos accesos a pasillos de la cárcel. Los internos ganaron la calle y de allí se dispersaron en distintas direcciones. Es motivo de investigación si no contaron con complicidad de guardias.

 

Fuente: Brasil, medios digitales y Télam.