“No hay ninguna duda, es mi casa, igual estoy tranquilo no tengo deudas con nadie”

José Alberto López, presidente de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Misiones reconoció que se sorprendió al verse involucrado como objetivo del plan que “El Negro” Rojas pergeñaba desde la cárcel federal de Ezeiza.

25/06/2020 07:51

El presidente de la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Menores, José Alberto López asegura que no siente temor y que “la calma y tranquilidad” no la perderá. Con la misma determinación remarca: “Estoy tranquilo, no hay duda de los detalles y descripciones que surgieron hasta el momento, y la vivienda que señalaron es la mía, pero no tengo deuda con nadie”.

El camarista es uno de los presuntos objetivos que Néstor Fabián Rojas, alias “El Negro”, señaló con sus secuaces para atacar, para vengar su bronca contra la Justicia de Misiones, que lo investiga e imputa de un doble crimen (2015) en Posadas y una ejecución con similar crueldad en Gobernador Roca (2018).

Las descripciones y los detalles que nos mostraron como adelanto de la información extraída de los celulares es clara, es mi vivienda, allí vivo con mi familia y la casa del juez (Fernando) Verón está en el punto opuesto de la ciudad”, relató López ayer a PRIMERA EDICIÓN, que lo consultó sobre la impresión y medidas a tomar tras conocerse la aparente intención del sicario y narco paraguayo de 54 años, de asesinar también al juez de Instrucción 3 de la Primera Circunscripción.

El magistrado, exjuez de Instrucción 7 y comisario mayor retirado de la Policía de Misiones, resaltó que además de la sorpresa que le causó y medidas que tomó para la seguridad de su familia, la sensación de “tranquilidad” no la perdió, pero aclaró que: “Es verdad, si me atacan de la manera que se describe de los crímenes imputados (a Rojas), me agarraría indefenso y esa posibilidad hay que prever”.

La investigación sobre los mensajes de texto, imagen y audio que “El Negro” Rojas habría intercambiado con los cuatro detenidos, el 26 de mayo pasado en Garupá y Posadas, con armas automáticas y equipamiento del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF) de la Policía Federal, continúa y está en manos del juez de Instrucción 1, Marcelo Cardozo quien aguarda la ampliación de los análisis a los once teléfonos celulares encontrados en los operativos.

Del primero de los analizados por Gendarmería Nacional, se desprendieron las indicaciones que Rojas le daba a uno de sus supuestos cómplices para hacer “inteligencia” a los movimientos de la vivienda del camarista López pero también las órdenes de matar al “hijo de puta del juez Verón”, tal como lo adelantó ayer este Diario.

 

“No soy ningún nene de pecho”

Ayer con la trascendencia de la información, la voz de Néstor Rojas no tardó en replicarse para intentar desligarse de las sospechas.

En declaraciones a FM Show de Posadas, intentó ser contundente con su coartada: “El hombre tiene que hacerse cargo y responsable de lo que hace, yo no soy ningún nene de pecho. Pero no me voy a hacer responsable de cosas que no tengo nada que ver, yo me dedico al narcotráfico no a matar”.

“Está el delincuente que viene y dice ‘no fui, no hice nada’. Yo no soy así, no nací en cuna de oro, yo nunca quise ser lo que soy. Yo siempre le pregunto al Estado: ¿Dónde estaba en mi infancia?”.

“El Estado no se quiso hacer cargo nunca. Dónde estaba cuando yo salía a los seis años a lavar autos, a vender pan casero. Yo me hago responsable, estuve en el narcotráfico, siempre me hice cargo de lo mío. Acá la Justicia me tildó de sicario, después jefe narco, ahora soy parte de una cuadrilla internacional, ¿qué tengo que esperar para mañana?”.

En cuanto a los registros de teléfonos que lo vinculan con los detenidos mencionados y con el presunto plan de matar a un magistrado, enfatizó: “No lo conozco. Este juez (Verón) todos los delitos que se cometen en Misiones me los asocia a mí. Entiendo que los medios son transmisores de la información que le mandan desde la Justicia. Pero es increíble, hace poco se llevaron de mi celda en un allanamiento, un cable USB del DVD, un HDMI y un cargador de una radio. Eso fue todo”. “Estoy en un pabellón con estos cuatro brasileros, ahora recién tenemos recreos. Acá no entra una aguja. Acá hay inhibidores, es imposible hacer algo acá, como comunicarse con un celular”.

En cuanto al doble homicidio del barrio Tacurú, sostuvo: “Nada que ver, estoy tratando de probar mi inocencia. Hay cosas que están mal contadas. Él (por Verón) sabe muy bien quiénes son los verdaderos autores. Acá hay investigaciones de que me vieron y no es así, hay gente que declaró que nunca me vio”.

Con respecto al mecánico en Gobernador Roca, Aldo Andrés Cantero (31) dijo: “Yo estuve en el asesinato de Cantero, pero no fui el autor material de ese hecho. Yo de lo único que me hice responsable fue de la cocaína que me encontraron en La Aventura (agosto de 2018 cuando fue detenido), yo fui responsable de eso y me hice cargo”.

“Yo no puedo negar que tengo odio por el juez, pero no lo mandaría a matar. Al juez le dije que me escuche: ‘Usted piensa que yo me voy a ensuciar las manos matando a alguien? Si se puede pagar cinco mil, diez mil pesos como en las películas y mandar a hacerlo”.

“Mi trabajo siempre fue traer cocaína. Que sé que te pueden condenar a cuatro o seis años (de prisión) si te agarraran”. Y afirmó que “al Primer Comando Capital (PCC) lo conozco por la tele, no tengo ni idea de quiénes son”.