Bajante de arroyos pone provisión de agua al límite

Oberá se abastece del Ramón y del Bonito, que están aproximadamente un metro por debajo de su nivel habitual. Desde la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá piden cuidar al máximo el vital líquido.

22/05/2020 07:29

Agua - CELO Oberá

RESERVAS CADA VEZ MÁS BAJAS. El gerente de Agua Potable de la CELO, Julián Duprat, en la planta de la cooperativa.

En el marco de una creciente preocupación por la sequía que padece la región por la escasez de lluvias este año, la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (CELO) solicitó a los vecinos que cuiden las reservas domiciliarias porque “las aguas siguen bajando, el cauce del arroyo Bonito está un metro por debajo del nivel medio, el arroyo Ramón está 80 centímetros por debajo y los niveles siguen bajando”, describió el ingeniero Julián Duprat, gerente de Agua Potable de la entidad prestataria.

Duprat advirtió que “el peligro es que, si sigue así, nuestras obras de toma van a quedar por encima del nivel de agua y no vamos a poder captar (el vital líquido), quedaremos captando aire”.

En ese sentido, reconoció que “ya tuvimos problemas en Panambí, donde la bomba comenzó a chupar arena con barro, piedras y se trancó, se rompió, debimos repararla y prolongar la cañería para que tome el agua más hacia el centro del cauce del río”.

“Vamos haciendo malabares técnicos con lo que hay y con lo que la naturaleza nos está dando. Esto también compromete las aguas subterráneas, porque no reciben el aporte normal y natural, por lo que se van secando los pozos y eso es algo que no lo vemos. Los arroyos podemos determinarlo, pero las aguas subterráneas no las vemos”, planteó.

En este contexto, toma relevancia la necesidad de cuidar las reservas: “Cuanto menos se gaste, se irá sacando menos cantidad de ese reservorio natural y vamos a tener agua por más tiempo, esperando que lleguen lluvias más fuertes. Siempre hablando de lluvias aguas arriba de las cuencas. Que llueva acá nos viene bien para las plantas, pero corre aguas abajo”, aclaró Duprat.

El ingeniero remarcó que “dependemos de la naturaleza. Las sequías vienen de dos a tres meses y también juega un papel muy importante que de nuestros importantes ríos ninguno nace acá: vienen de Brasil o de Paraguay, entonces si esos lugares hacen represas, controlan los ríos y nosotros no tenemos ningún control. Es un tema complejo, que depende de otros estratos del país”.

“El agua es muy importante, deberíamos darle más valor del que hoy le damos. Los misioneros veíamos el agua tan cercana, con tantos arroyos, saltos, pero son aguas que podemos perder y hoy vemos cómo se están secando”, insistió.

 

“Para seis horas”

Determinar el tiempo que podría durar el agua disponible, en caso de persistir la sequía, no sería muy exacto, pero hay parámetros que pueden graficar la situación: “Estamos extrayendo del arroyo Ramón 370 metros cúbicos por hora para traer a la planta potabilizadora de Oberá, es decir, para abastecer sólo a esta ciudad, y otros 390 metros cúbicos del arroyo Bonito”.

“Tenemos tres cisternas en la planta de 1.500 metros cúbicos cada una, o sea, un total de 4.500 metros cúbicos. Si nadie tuviera tanque de agua en su domicilio, esa cantidad de agua alcanzaría para abastecer a Oberá durante seis horas. Se consume mucha agua, por eso pedimos que ahorren. Si cada uno lo pudiera hacer, sería un gran aporte”, subrayó Duprat.