“El sueño y la ilusión están más que firmes”

Ale Cardozo y Matías Miranda se clasificaron en diciembre último al Mundial Universitario de beach, en junio. Ahora empezó otro partido: reunir los fondos para el viaje. “Somos conscientes de lo que falta, pero vamos a seguir trabajando”, dijo Cardozo a EL DEPORTIVO.

03/03/2020 17:36

Los festejos ya pasaron. También la coronación de los campeones y los flashes de las cámaras. Desde entonces, empezó el verdadero partido: reunir los alrededor de 300 mil pesos que le falta a la dupla para cerrar todo y decir presente en el Mundial Universitario de beach vóleibol, en junio próximo, en España. Se trata de una verdadera final.

Para Alejandro Cardozo y Matías Miranda, la cuenta regresiva ya está en marcha. La cita ecuménica se desarrollará del 22 al 28 de junio en la turística localidad de Torremolinos, bajo organización de la Universidad de Málaga.

El dúo venció en diciembre último como local, en El Brete, en la Tercera Copa Universitaria de beach, organizada por la Federación del Deporte Universitario Argentino (FeDUA). Así se ganó los cupos, pero no los pasajes. Hora de trabajar.

“Por suerte ya pudimos pagar la inscripción al Mundial, que era lo más importante y lo que más apremiaba, alrededor de 150 euros, porque tenía fecha límite. Nos ayudó Orlando Vargas y el Ministerio de Deportes (de la provincia). Ahora nos queda el tema de los pasajes”, explicó Cardozo a EL DEPORTIVO. Y no se trata de una suma menor: para cada uno, los tickets aéreos tienen un costo de 70 mil pesos, de ida y vuelta.

Pero además, la pareja misionera que representará a la Argentina debe reunir otros 700 euros para cubrir la estadía en Málaga, algo así como 60 mil pesos por cabeza. En total, les falta a los dos poco más de 240 mil pesos. No es un vuelto.

“Todavía falta una buena cantidad de plata. Ya elaboramos un proyecto y lo repartimos en distintas empresas, pero nos dijeron que tenemos que esperar. Por ahora no hay nada fijo. Contamos con el apoyo del Ministerio, pero nos hace falta un poco más. Somos conscientes de que nos falta, pero vamos a seguir trabajando”, enfatizó Alejandro, quien asegura que ya tienen pensado vender comida y hacer rifas. “Hay que buscarle la vuelta”, confió.

Cardozo, quien cursa cuarto año del Profesorado en Educación Física del Instituto Montoya; y Miranda, profe recibido en el IPESMI hace apenas semanas, en Jardín América; son referentes también del Circuito Misionero de beach, donde ganaron dos de las tres etapas jugadas hasta el momento.

Ambos participaron también en el Nacional de Cerrito (Entre Ríos) y tienen experiencia internacional, aunque nunca estuvieron en un Mundial. “Yo tuve la posibilidad de jugar un certamen internacional en Asunción y después, con Mati, jugamos en Brasil, pero nunca un campeonato de esta jerarquía. El sueño y la ilusión están más que firmes”, enfatizó Alejandro.

Si bien faltan poco más de tres meses, los plazos comienzan a apremiar, sobre todo porque, a más demora y cercanía con la fecha de viaje, más se encarecen los pasajes.

“Entre nosotros también hablamos de la parte mala. No queremos quedarnos locos, pero yo por ejemplo barajo la posibilidad de vender mi moto si no llegamos. Igualmente si no contamos con más apoyo, va a ser muy difícil. Ojalá se cumpla, pero bueno, mientras tanto tenemos que seguir trabajando e ideando la manera de recolectar los fondos”, cerró Ale, con los ojos puestos en Europa y “una experiencia única”, como la define, que -aseguran- no están dispuestos a dejar pasar.