Hallaron a adolescente muerta en el arroyo Chimiray de Apóstoles

El cuerpo de Milagros Ayelén Silva (15), estaba semisumergido y fue visto por ocasionales transeúntes. Tenía una lesión en la cabeza. Fue sometida a autopsia.

27/01/2020 08:14

La buscaban desde hace dos días y ayer apareció muerta en un arroyo cercano a esta localidad. Se trata de una menor oriunda de Colonia Liebig (Corrientes), quien fue hallada con golpes. Se investiga la causa de su deceso.

El pasado viernes, sus familiares se habían dirigido a la comisaria de la localidad correntina a denunciar la desaparición de la adolescente de 15 años, quien salió de su vivienda en horas de la madrugada.

Al ser dos localidades vecinas, a las que las separa solamente un arroyo, tanto la Policía de Corrientes como efectivos de la UR-VII de Apóstoles iniciaron la búsqueda y estuvieron alertas a datos sobre su paradero.

48 horas después, de manera fortuita, unas personas que caminaban en inmediaciones del barrio Estación de Apóstoles, a la vera del arroyo Chimiray y a la altura del lote que pertenece a la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos de Apóstoles Limitada (COSPAL), hallaron un cuerpo semisumergido en el agua.

Dieron aviso a la comisaría acerca del hallazgo y en pocos minutos una patrulla confirmó el hecho. Se trataba del cuerpo de una joven, que había quedado atascado entre las ramas de los árboles que crecen a la vera del cauce de agua.

Se hicieron presentes efectivos de la División Criminalística como así también autoridades judiciales de la jurisdicción.

Ante la presunción de que podía tratarse de la chica desaparecida, dieron aviso a su progenitora. La mujer se hizo presente en el lugar del hallazgo y reconoció el cuerpo como perteneciente a su hija, de nombre Milagros Ayelén Silva.

Entre escenas de profundo dolor, la progenitora fue contenida por familiares y efectivos policiales. El médico de la fuerza examinó el cuerpo y dictaminó que presentaba rigidez cadavérica con una data de muerte aproximada de dos o tres días. En este sentido tenía signos de haber permanecido en contacto con el agua durante un tiempo prolongado. El signo que más llamó la atención del facultativo fue una “herida contuso cortante en la región frontal” de la cabeza.

Por orden judicial se determinó que el cuerpo de la adolescente fuera trasladado a la morgue judicial para la correspondiente autopsia.

Lo que sigue para los investigadores será poder establecer si la adolescente estuvo reunida con alguien desde las horas posteriores a ausentarse de su domicilio. Por otra parte, buscan señales en su cuerpo que puedan afirmar o descartar que haya sufrido golpes realizados por un tercero o si tiene signos de defensa. Por ello, el resultado de los estudios de los médicos forenses será clave.

La declaración de la madre y del entorno de la adolescente también sería fundamental para conocer los últimos movimientos de su hija antes de su desaparición.