Boqueteros robaron diez mil pesos de una ferretería de Ruiz de Montoya

Primeros indicios apuntan a una gavilla que merodea la región. Hasta el momento, los delincuentes siguen prófugos.

22/12/2019 18:33

“LAS TRES H”. El local comercial sobre la avenida De los Inmigrantes. La pared de ladrillos huecos y cemento fue abierta a mazazos.

Al menos cuatro golpes similares se registraron en la zona norte de la provincia en lo transcurrido de 2019 y que apuntó a locales comerciales dedicados al rubro de la construcción o ferretero.

El último fue denunciado durante la mañana de ayer sábado en Ruiz de Montoya, a menos de diez kilómetros de Puerto Rico, y el propietario de “Las tres H” denunció que de poco le sirvió el sistema de alarmas y cámaras de seguridad, ya que los ladrones abrieron un hueco en pared doble de ladrillos huecos y cemento y se llevaron todos los billetes de la caja registradora y el dinero recaudado por una rifa con fines caritativos que ofrecían en el emprendimiento.

En total, el arqueo realizado arrojó un botín de diez mil pesos, de todas maneras lo que alarma a los comerciantes de la zona es la modalidad de robo y que no se recojan datos que aproximen a la detención de los delincuentes.

A las 7 de ayer, empleados y propietario de la ferretería solicitó la presencia de los efectivos de la Unidad Regional IV al constatar el robo y la manera en que se concretó.

Lo primero que notaron fue que los ladrones sabían que en el frente del local habían sensores conectados a alarmas y cámaras de grabación. Pero también la labor de inteligencia les permitió contar con el dato de que podían abrir a mazazos el huevo suficiente para ingresar a robar.

Lo lograron sin despertar ninguna alerta. Dos presuntos autores habrían sido captados por las cámaras que apuntan a la calle y vereda de “Las tres H”. Sin embargo, y resaltando la capacidad para la modalidad que poseen, no dejaron evidencia y menos imágenes de la huida, ya que desactivaron el suministro al servidor de los registros, cortaron el cable conductor y bloquearon las grabaciones, no necesitaron llevarse ningún equipo informático.

Pocos minutos después, el juez de instrucción de Puerto Rico, Leonardo Manuel Balanda Gómez y el fiscal Jorge Francisco Fernández, observaron el escenario del robo y analizaron con los investigadores de la UR-IV los primeros pasos a dar. Según fuentes consultadas, hay datos y evidencias que coinciden entre la seguidilla de robos similares en la zona..