Canterbury

Es un pueblo medieval al sureste de Inglaterra y visitarlo es como viajar en el tiempo. Su catedral es su corazón y está construida con una imponente arquitectura gótica. Pasear por sus calles, comprar artesanía, disfrutar de un Sunday Roast o navegar sus canales son experiencias casi obligatorias.

01/12/2019 13:48

La Catedral de Canterbury no sólo es el principal templo de la iglesia anglicana, sino también es una majestuosa catedral gótica, con una larguísima historia y evolución, que se remonta al siglo VII, tras la llegada de San Agustín a este pueblo de origen romano. Fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988.

Canterbury está ubicada 70 kilómetros al sur de Londres y es un destino factible para recorrer en un día partiendo desde la capital. Son muchas las atracciones y a todas se puede acceder caminando ya que las distancias no son muy grandes. Esta es una ciudad universitaria, con mucha población joven, y eso se nota en la gran cantidad de pubs, restaurantes y lugares de ocio cultural.

En la calle St George’s, se encuentra la Saint George’s Tower, lo único que se conserva de la antigua iglesia homónima, y es conocida por ser el lugar donde bautizaron al escritor Christopher Marlowe.

La ciudad está cruzada por canales y un paseo imperdible es navegar por ellos. Sin embargo, si usted es de quienes disfrutan caminando este lugar es perfecto. Continuando en línea recta por St. George’s, lo primero con lo que se encontrará es el pequeñísimo puente del Rey, desde el que se tiene la estampa típica de los canales de la ciudad y donde el río Stour se esconde bajo el Easbridge Hospital, un hospedaje de peregrinos del s. XII. Luego podrá visitar las imponentes Torres Westgale, construidas en 1379, de 60 metros y que constituyen la única de las siete puertas de la ciudad medieval que permanece en pie.

Junto a ellas se puede ver el Guidhall y pasear por los jardines de Wesgale, que bordean uno de los canales. Dentro del parque hay un monumento a las víctimas de la II Guerra mundial. Al otro lado del canal hay edificios más modernos como el Marlowe Theatre o el Westgale Hall. El espacio es tirano pero les aseguramos que esta ciudad tiene mucho más para visitar. ¡Buen viaje!