Rosamonte negó querer comprar yerba a Paraguay

Descartaron la posibilidad de importar materia prima. Aseguraron que no existe faltante en la producción local. Sin embargo, desde Paraguay ratificaron una reunión para los próximos días con empresarios argentinos.

19/09/2019 07:42

Cuatro días después de conocerse la noticia, a partir de un informe publicado por PRIMERA EDICIÓN el pasado domingo, el representante de la firma Rosamonte y director por la Industria en el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), Rubén Henrikson, negó que la empresa misionera tenga intenciones de adquirir materia prima en el mercado paraguayo.

Visiblemente molesto por las versiones, Henrikson aseguró que no les falta materia prima en el mercado local.

De esta manera, contradijo lo dicho a este Diario por el presidente del Centro Yerbatero Paraguayo, Eduardo Oswald, quién mencionó a Rosamonte, Las Marías, y Molinos, como las tres firmas que se habían acercado días atrás hasta Itapúa para consultar precios, principalmente sobre la yerba canchada.

En diálogo con este Diario, Henrikson afirmó que “la empresa (por Rosamonte) no inició ninguna gestión con Paraguay, porque no tiene intención de comprar yerba de afuera. No hemos salido a buscar yerba fuera del sitio habitual. Estamos dentro de la Indicación Geográfica de la Yerba Mate (IG), tenemos un convenio firmado con el INYM y Ministerio de Agroindustria, por eso respetamos la indicación geográfica por la que luchamos hace mucho tiempo para identificar a la yerba mate argentina en el mundo”.

“Internacionalmente estamos impulsando yerba mate argentina como algo diferente a todo”, remarcó.  “Por muchos años de trabajo del INYM y las empresas, hoy cuando se habla de yerba mate en el mundo se habla básicamente de Argentina. En base a eso seguimos trabajando”, agregó.

Al mismo tiempo, dijo no poder asegurar si otras firmas están realizando gestiones para comprar yerba en Paraguay, y manifestó, para el caso de Rosamonte, que “no sé si habrá gestores externos que estén tratando comprar a nombre nuestro”.

Por este motivo aclaró que se comunicaron con el Centro Yerbatero Paraguayo “para alertarles que desde nuestra empresa no hay intenciones de comprar”.

Por otro lado, también se refirió al mercado local. “No hay un faltante de materia prima en nuestra producción. Hubo consecuencias de clima, por heladas, muchas lluvias, caída de hojas, problemas por el Mal de la Tela, pero que no incidieron mucho evidentemente en la cosecha. Se hablaba que en agosto ya no habría yerba y no se iba a trabajar más, sin embargo los secaderos siguen trabajando, con menor ritmo pero siguen trabajando”, destacó.

“Ojalá podamos vender mucho más y que falte la materia prima, porque preferimos que haya consumo y no que sobre. Pero creo que ahora está bastante estabilizado el mercado, los stocks no son muy distintos en cuanto a años anteriores”, opinó.

Finalmente consideró que “la economía yerbatera, a pesar de todos los problemas que hay a nivel nacional, está pasando por un muy buen momento porque se están pagando precios por encima de los valores fijados como precios mínimos en el INYM. Esta cosecha también será importante, incluso puede llegar a superar la del año pasado”.

 

Ratificación del Centro Yerbatero Paraguayo sobre reunión

Ayer, nuevamente, el presidente del Centro de Yerbateros Paraguayo, Eduardo Oswald, ratificó a PRIMERA EDICIÓN que tendrán una reunión con representantes de las firmas argentinas en los próximos días. Sostuvo lo dicho el fin de semana, cuando relató que “vinieron empresarios con mucho interés, a pedir precio y preguntar si hay producto debido a que, supuestamente, en la Argentina no hay suficiente producto para abastecer el mercado. Nos solicitaron yerba canchada sin humo”.

“El interés es de diferentes empresas, puntualmente son tres: representantes de Rosamonte, Taragüi, y Cruz del Malta se acercaron a distintos socios de nuestro Centro Yerbatero para avanzar en alguna operación.  Hay escasez en Argentina, es lo que nos dijeron”, añadió el pasado sábado.

Esta información causó un importante revuelo dentro del INYM y despertó diversas quejas desde el sector productivo en diferentes zonas de Misiones por la posible compra de hoja verde a productores yerbateros de Paraguay. La preocupación entre los productores pasa por que se puedan modificar los precios o, con el tiempo, que la yerba paraguaya pueda llegar a reemplazar a la argentina.