Conflicto por la incumbencia del título de Profesorado en Educación para Graduados

No es en concurrencia con la titulación de base, por lo que el título de grado fue sólo un requisito de inscripción. La Junta de Clasificación, además, redujo de 15 a 7 las materias que pueden enseñar.

15/09/2019 17:15

POSTURAS. Algunos egresados se están organizando para reclamar.

Cada vez son más los titulados del Profesorado en Educación para Graduados de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) que son desplazados en horas del Nivel Medio o desisten de poder ingresar al sistema educativo como docentes de sus carreras de base pues, pese a haber hecho ese profesorado, el título que tienen es sin concurrencia para titulación de base.

Aunque parezca increíble, un licenciado en comunicación social que tenga además el título de Profesor en Educación para Graduados de la UNaM no tiene valoración para ser docente en comunicación en el sistema educativo provincial.

“Estudié la licenciatura en turismo en la UNaM y luego hice el Profesorado en Educación para Graduados, también en esa casa de estudios. Sola, sin contactos, ni padrinos políticos, conseguí unas pocas horas en el Nivel Medio donde hasta julio estuve como interina y pedí mi titularización, pero me la rechazaron alegando que no me correspondía. Ahora me quedé sin esas horas porque vino otra persona, también con el título de Licenciatura en Turismo y un profesorado para graduados realizado en la Universidad Gastón Dachary y me desplazó porque, según la Junta de Clasificación y Disciplina, ese profesorado para graduados tiene incumbencia porque es en concurrencia para titulación de base. Me desplazaron como si fuera una modista dando turismo”, lamentó en diálogo con PRIMERA EDICIÓN una de las profesionales afectadas.

 

Menos incumbencia docente

Según recordó, la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales comenzó a promocionar en 2015 el Profesorado en Educación para Graduados, de tres años de duración. Según las gacetillas difundidas desde esa casa de estudios, el Profesorado en Educación “está destinado específicamente a egresados de las carreras de Comunicación Social, Turismo, Antropología y Trabajo Social que se están desempeñando como docentes en diversos ámbitos del sistema educativo provincial y nacional”.

Según argumentaban en ese momento, “el título del Profesorado en Educación se convirtió en una necesidad para estos profesores (antropólogos, licenciados en turismo, comunicadores y trabajadores sociales) ya que esta carrera contribuye a formar profesionales para la educación de este siglo y los desafíos que presenta, además permite -a quienes ejercen en el sistema educativo de Misiones- regularizar su situación laboral de acuerdo a los requerimientos establecidos por la Provincia”.

Aunque en un primer momento estuvo dirigido sólo a los licenciados en turismo, comunicación y antropología y trabajo social, luego se sumaron profesionales de otras carreras de grado y tecnicaturas.

Sin embargo, pese a que los profesionales que estaban como docentes y necesitaban regularizar su situación laboral enseñaban materias afines a su carrera de grado, la Facultad de Humanidades no gestionó ni aprobó ante la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) un profesorado para graduados con concurrencia en titulación de base.

¿Qué pueden enseñar entonces los graduados con este título?.

Hasta hace poco, el alcance del título era sumamente amplio: incluía más de diez espacios curriculares del Nivel Medio. Pero desde fines del año pasado, tras el reclamo de otras instituciones de formación docente, se revisó esta situación y se redujo el alcance del título a cuatro espacios curriculares en la educación secundaria (“Lo justo sería que tuvieran la misma incumbencia de los otros profesorados”).

 

Hay más de 500 egresados

“Comencé el profesorado en 2015 y recién cuando estaba a mitad de la carrera me enteré que no tenía concurrencia para titulación de base. En 2017 empecé a enseñar Turismo y Hotelería en el Nivel Medio por lo que pensé que, como decía la publicidad sobre el Profesorado en Educación para Graduados de Humanidades, me permitiría garantizar mi estabilidad como docente titulada. Pero resulta que no, soy profesora en Educación y mi título de base no me sirve. Resulta que mi incumbencia incluye las áreas de Filosofía, una disciplina que apenas dimos en nuestra formación, Metodología de la Investigación y Espacios de Definición Institucional (EDI), en este último ni siquiera podemos inscribirnos porque depende del proyecto de cada institución”.

Otro problema con el que se enfrentan los titulados del Profesorado en Educación para Graduados de Humanidades es que, pese a que pueden enseñar en el Nivel Superior, deben acreditar cinco años de antigüedad en el Nivel Medio, “teniendo en cuenta que metodología de la investigación es un espacio curricular de cuatro horas semanales y sólo podemos inscribirnos en un máximo de cinco escuelas y sólo en aquellas con orientación en ciencias sociales y humanidades, va a ser casi imposible que podamos sobrevivir con la docencia y sumar los años de antigüedad para enseñar en el Nivel Superior”, lamentaron algunos consultados.

El número de afectados es alto (son más de 500 los egresados) e incluso hay algunos casos en el ámbito judicial. No obstante, no hay una sola postura entre los graduados. Mientras que algunos enfocan su malestar en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales; otros lo dirigen hacia la Junta de Clasificación y Disciplina, el órgano dependiente del Consejo General de Educación (CGE) que estipula las incumbencias, alcances y competencias de los títulos docentes en Misiones.

 

“Debería tener la incumbencia de los otros profesorados”

Consultado al respecto, el presidente de la Junta de Clasificación y Disciplina del Nivel Medio y Superior, Marcos Freaza, destacó el trabajo que llevan a cabo en el marco de la competencia de títulos, “generamos consensos en el marco de instituciones donde cada una quiere obtener más competencia y espacio curricular, nuestro trabajo es articular esto con los especialistas que nos están ayudando a ordenar esta documentación que no sólo incluye los profesorados sino también más de 50 tecnicaturas superiores. Es un trabajo en proceso, por eso tenemos una comisión permanente de análisis de títulos donde hay mecanismos ágiles de rectificación, en aquellos casos que correspondan”.

Respecto a la competencia del título del Profesorado en Educación para Graduados de la UNaM, uno de los referentes de la comisión permanente de análisis de títulos de la Junta de Clasificación y Disciplina, Cristian Amarilla, aseveró a PRIMERA EDICIÓN que “la verdad es que, a mi criterio, lo más equitativo y justo para todos sería que los recibidos con este título de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales tuvieran la misma incumbencia docente que el resto de los profesorados, pero esa es una decisión que debe tomar la casa de estudios”.

Según contó Amarilla, fue el Instituto Montoya el que pidió que se reconsidere la valoración que hasta hace poco tenía este profesorado para graduados de Humanidades pues, “nos plantearon que no era equitativo que un estudiante que estudiara el profesorado de psicología, de cuatro años, en el Montoya, pudiera enseñar únicamente psicología mientras que los egresados del profesorado en Educación para graduados de Humanidades podía enseñar psicología, filosofía y otros 13 espacios más del Nivel Medio y Superior”.

En la Resolución 2651/16, que es la del Nivel Medio, se estableció la competencia de títulos de cada uno: si cualquier licenciado hace el profesorado para graduados de la Universidad Gastón Dachary, la Cuenca del Plata o en el Instituto Saavedra o en el INET, sale con un título de profesor de educación secundaria en concurrencia con el título de base, es decir el título de base define su campo disciplinar.

“Pero esto no pasó con el Profesorado en Educación para Graduados de la UNaM en el que no figura en ningún lado la titulación de base, a diferencia de lo que hacen otras Universidades Nacionales del país, como la UTN, la UNNE, la UNL, la UBA, entre otras”, detalló.

No obstante a la reducción de la cantidad de espacios curriculares en los que tienen competencia para enseñar, según Amarilla, “en la actualidad los profesores en educación de la UNaM tienen siete espacios curriculares donde enseñar: Psicología, Filosofía, Metodología de la Investigación, Proyectos en el Nivel Medio y Sujetos para la Educación Primaria, Sujetos para la Educación Secundaria I y II en el Nivel Superior”.