San Francisco
29 octubre, 2019
La urbe estadounidense ha podido desviar el 80% de sus desechos de los vertederos y su meta a futuro es no producir basura. Mientras tanto apuestan por el reciclaje y el compostaje para ayudar a los ciudadanos, las empresas y al mismo gobierno de la ciudad.