Misiones y San Juan tienen los niveles más altos de cuentapropistas del país

La provincia tiene 13% de monotributistas, que a veces usan las empresas y el Estado para tercerizar y precarizar a trabajadores. Hay 12% de asalariados públicos, 9% de privados registrados y 8% de privados no registrados.

23/11/2021 10:11

MERCADO LABORAL. Los años pandémicos exhiben un alto índice de trabajadores que se manejan por su cuenta.

Misiones tiene 13% de “cuentapropistas” en su composición del mercado laboral. La gran mayoría son “monotributistas” y es la figura que se ha puesto de moda en los últimos años, usada por las empresas privadas y, principalmente, el Estado para tercerizar o precarizar a los trabajadores.

EN DETALLE. En Misiones predomina el cuentapropismo y hay mayor proporción de empleo público que privado.

Los datos corresponden al informe Monitor Fiscal del IERAL (Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana), del 2021, donde se aborda la dependencia laboral del Estado en las provincias, transferencias de fondos y actividad económica; relación con el resultado electoral.

De acuerdo al cuadro, la provincia gobernada por Oscar Herrera Ahuad suma 13% de cuentapropistas, 12% de asalariados públicos registrados, 9% de asalariados privados registrados, 8% de asalariados privados no registrados y 57% de población económicamente inactiva.

La otra provincia que tiene una similar cantidad de cuentapropistas es San Juan, donde justamente estuvo Herrera Ahuad hace pocos días.

Las provincias que siguen a Misiones y San Juan en la mayor participación de “monotributistas” en el mercado laboral son: Salta, CABA y La Pampa (11%); Corrientes, Santiago del Estero; Santa Fe, Mendoza y Córdoba (10%); Buenos Aires, Tucumán, Entre Ríos, Neuquén, Chaco, Jujuy y San Luis (9%). Las que menos porcentaje presentan son Tierra del Fuego (4%), Formosa y Santa Cruz (5%).

 

Dependencia y elecciones

Según el informe de la consultora IERAL, algunas provincias tienen mayor dependencia del Estado que otras, en función de la relación existente entre el empleo público y privado formal. Se trata en general de todas las provincias del NEA, de la mayoría del NOA (sólo Salta y Tucumán quedan fuera), San Juan de Cuyo y Santa Cruz y Río Negro de la Patagonia. Si no fuera por su régimen de promoción industrial, seguramente Tierra del Fuego caería también en este grupo.

El informe de IERAL señala que una provincia puede ser muy dependiente del Estado y el empleo público por dos factores bien identificados:

1-Porque se trata de provincias más rezagadas económicamente, con escasa actividad económica privada y recursos propios, que destinan buena parte de las transferencias fiscales nacionales que reciben a pagar empleo público.
2-Porque aun contando con buen nivel de recursos propios, también reciben muchas transferencias nacionales y han decidido contratar mucho empleo público, como algunas patagónicas. Por esta última razón es que no necesariamente las provincias más dependientes de la Nación y del empleo público exhiben mayores tasas de pobreza. Sería el caso, por ejemplo, de Santa Cruz y Río Negro.

En la última década, que fue alternando subas y bajas del PIB entre 2011 y 2017, y todas bajas desde 2018 en adelante, cayó el salario real de la economía, y en todas las provincias, aunque en forma muy dispar: desde un 26% en Tucumán a un 7% en Formosa. La caída del salario real disminuye el consumo en cada provincia, y afecta sus actividades productivas, especialmente la de los bienes y servicios no transables.

 

Resultado electoral

Si se observa el resultado electoral de las PASO, el Frente de Todos ganó en muchos de estos distritos que tienen fuerte dependencia estatal sus votantes con las excepciones de Santa Cruz, Río Negro, Jujuy, Chaco, Corrientes y Misiones.

Según publicó El Cronista, resulta paradójico porque en muchas de estas provincias el empleo estatal llega a ocupar entre el 10 y 20% de la población económicamente activa.

No obstante, en el ranking elaborado por IERAL intervienen otros factores de dependencia estatal, los precios externos para las exportaciones, el salario real en el mercado interno, el gasto público, el superávit fiscal y las transferencias de fondos de la Nación.

El trabajo de IERAL asegura que esta alta dependencia de transferencias genera en las provincias la búsqueda de rentas con gastos en lobby para conseguir esos fondos; ilusión fiscal porque los votantes en provincias votan por un gasto alto porque no lo pagan; hay un escaso control ciudadano ya que no pagan con sus impuestos los gastos y el gasto local es ineficiente.

Entre las provincias que se vieron favorecidas entre 2019 y lo que va del 2021 en relación a transferencias automáticas de fondos nacionales aparecen Buenos Aires con un incremento de giros del 10,2%, Catamarca (11,9%), Chaco (11,4%), La Pampa (21,1%), La Rioja (12%), Neuquén (11%), San Luis (12%) y el caso paradigmático es Tierra del Fuego que percibió un 47% más de fondos y allí el Frente de Todos perdió los comicios por poco.

El caso de Buenos Aires es singular ya que está manejada por el oficialismo y fue uno de los distritos que recibió más fondos de la Nación, pero sin embargo allí ganó Juntos por el Cambio.