“Hay que buscar el equilibrio para que los que alquilan puedan pagar”

Así lo indicó Juan Maidana, presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Misiones. Además, sostuvo que “la gente busca su conveniencia económica ante el incremento desmesurado que tienen los contratos de vivienda familiar”.

30/10/2021 09:16

REACTIVACIÓN. Los locales comerciales vuelven a tener alta demanda y los alquileres residenciales se corren del centro.

Luego de extensos meses de complicaciones para el sector inmobiliario, en Misiones comenzó a darse una reactivación del alquiler de los locales destinados al comercio, según reconocieron desde el Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de la provincia. Para ello, es de vital importancia que los propietarios y quienes alquilan encuentren de manera más fluida el equilibrio para definir el valor mensual del inmueble.

Por el contrario, en el caso de las viviendas familiares, cada vez son más las personas y familias que se ven obligadas a mudarse al no poder enfrentar el incremento anual de los contratos.

Por esta situación, superados por los cambios en la ley de alquileres y el nivel de incremento de los importes mensuales, muchos inquilinos recorren la ciudad buscando opciones más económicas acordes a lo que pueden garantizar como pago.

En relación a los alquileres de locales comerciales, entrevistado por FM 89.3 Santa María de las Misiones, Juan Maidana, presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Misiones, sostuvo que “hoy, afortunadamente, para beneficio de los propietarios, de los comerciantes, que son los que más sufrieron durante la pandemia, se ha reactivado mucho la locación de locales comerciales. Eso trajo al sector un movimiento del cual estábamos privados desde el inicio de la pandemia”.

“Ahora podemos ver con mucha satisfacción que se están abriendo y reabriendo muchos locales comerciales, aunque algunos cerraron definitivamente”, afirmó y agregó: “Aquellos locales que quedaron vacíos hoy están siendo ocupados por otras personas con otros rubros o apuesta comercial”.

En el mismo sentido aclaró que “el aumento de los alquileres que se tiene por ley es anual, pero rige solamente para la locación de viviendas familiares. Los locales comerciales fueron exceptuados, por eso queda a consideración de lo que deciden entre las partes sobre cómo aplicar esos incrementos, que por ejemplo pueden ser cada 6, 8 meses o al año. Esa es la ventaja que tienen los alquileres comerciales”.

“Por el tema de la pandemia cambiaron mucho las personas, todo se hace de una forma más consensuada. Desde la institución se busca que los montos locativos sean coherentes de acuerdo a la realidad económica que vive el país. Se busca fomentar los acuerdos equilibrados”, consideró.

Al mismo tiempo manifestó: “La gente entendió que de nada sirve pedir un valor excesivo de alquiler, porque eso va a generar que el local esté cerrado mucho tiempo o que la persona que alquila no pueda seguir pagando después de los primeros meses. Hay que buscar un equilibrio para que la gente que alquila pague y el propietario cobre”.

 

Alquileres familiares inalcanzables

En relación a las complicaciones que padecen miles de personas y familias que no pueden seguir pagando el alquiler del sitio que habitan, principalmente a partir del momento de suba anual, Maidana indicó que “la gente busca su conveniencia económica ante el incremento desmesurado que tienen los contratos de vivienda familiar a través del índice que determina el Estado. Los sueldos no suben en la misma escala en que se están aumentando esos alquileres”.

Además, advirtió que en el mercado de la provincia “hoy día hay escasez en algún tipo determinado de inmuebles. Hay mucha demanda de viviendas familiares, casas o departamentos de dos dormitorios. Ahora con el regreso de la presencialidad en las universidades volverá el movimiento que genera el sector estudiantil”.

“En el interior de la provincia también se ha incrementado el movimiento en algunos lugares puntuales, como ser cerca de las universidades. Pero la realidad del interior es un poco más complicada que en Posadas, porque no hay el mismo movimiento ni flujo de negocios”, aclaró.

Por otro lado, reconoció que “fuera de las ciudades se está dando el fenómeno de los barrios cerrados, es algo que está llegando a la provincia porque la gente va necesitando un lugar más seguro, tranquilo, fuera de la locura que implica vivir en una ciudad. Posadas está creciendo a pasos agigantados”.