Habrá que esperar para saber si se podrá viajar en vacaciones a las playas

Se acerca el verano y agencias de viajes aún esperan para saber cuáles serán los requisitos para viajar al exterior. El 1 de noviembre se conocerán las medidas.

25/10/2021 10:03

A un año y medio del cierre de las fronteras por la pandemia a causa del COVID-19 esta semana comenzaron a abrirse los pasos fronterizos y con el verano acercándose la pregunta que más resuena es: ¿se podrá viajar al exterior en estas vacaciones de verano? La FM 89.3 Santa María de las Misiones la radio de PRIMERA EDICIÓN, dialogó con Héctor Toly Dopazo, presidente de la Asociación Misionera de Agencias de Turismo, sobre cómo se están preparando, si ya tienen consultas para agendar viajes y lo que se necesita para viajar al exterior.

A pesar de que los cruces fronterizos de Puerto Iguazú, Posadas y Bernardo de Irigoyen ya están abiertos, Dopazo explicó que “hay expectativa, nos estamos organizando en la medida de lo posible, pero queremos ser muy prudentes. Esta situación que estamos atravesando requiere que seamos cuidadosos y puntillosos en cuanto a la organización de servicios y al tipo de prestación que vamos a ofrecer, realmente hay una serie de requisitos y cuestiones que todavía no están decididas y genera dudas en la gente, porque nos preguntan por ejemplo qué nos van a pedir para ir a Brasil y todavía no podemos ser certeros, lo que sí estamos diciendo es que básicamente tienen que tener la doble dosis de vacunas contra el COVID, es lo mínimo”, dijo.

“Hay que aclarar que todavía no están liberados los pasos (internacionales), porque la configuración de la apertura es un corredor turístico de tráfico vecinal fronterizo que está habilitado como prueba piloto y como corredor seguro, por eso hay que esperar hasta el 1 de noviembre para ver qué determinan las autoridades a nivel nacional y de los países limítrofes, a ver si vamos a tener una circulación totalmente abierta, más allá de lo que se requiera para que podamos circular. Los agentes de viaje estamos desesperados para que se abran las fronteras, porque tenemos gente que quedó con servicios contratados que no pudo viajar, tenemos gente que quiere viajar, después de todo este tiempo de encierro la gente quiere salir realmente, sobre todo el misionero, que es un masivo concurrente de las playas brasileñas ya se están imaginando en Camboriú tomando una cervecita, pero hay que esperar. Todos estamos esperando y tenemos que ser muy prudentes, a nivel empresarial hay que ser prudente a la hora de invertir, porque hoy día no sabemos cómo va funcionar, no sabemos si vamos a poder hacer todos los viajes que se hacían antes”, explicó.

Conectividad y costos

Los costos para viajar por el país sí se incrementaron, según explicó Dopazo: “Los valores en Argentina que tienen que ver con la Costa Atlántica se dispararon, están por las nubes, los pasajes aéreos al Sur del país están con tarifas muy altas, otro problema es la conectividad como la que conocíamos (antes de la pandemia). Si tenés que viajar a un destino como la Patagonia o a cualquier lugar en Argentina, es muy raro que tengas conexión en el día o en dos o tres horas como antes. Hoy llegás a Buenos Aires y tenés que esperar en un hotel hasta que tengas el vuelo a tu destino y estas son medidas que encarecen el viaje”, dijo.

Dificultades para la oferta de servicios en el exterior

Con respecto a los viajes al exterior, Dopazo explicó que las consultas son pocas: “La gente está viendo muchas restricciones para viajar sobre todo por las vacunas, sabemos que tenemos restricciones tanto al continente americano como a Europa, ahora podés ingresar a través de Francia con las vacunas que tenemos, pero no se sabe mucho, porque más allá de que podamos recabar información por las páginas, no se sabe más allá del territorio francés si vas a poder ir a otro lugar. Entonces la gente está siendo prudente”, dijo.

Indicó además que hay gente que está viajando “y lo hace a los lugares sin restricciones o porque tiene pasaporte autorizado de doble nacionalidad o también porque tiene las vacunas autorizadas en esos lugares”.

Los costos de viajes al exterior “en dólares se mantienen, no hay mayor diferencia, pero el gran problema que tenemos nosotros es la devaluación de nuestra moneda y los impedimentos que tenemos nosotros para salir al exterior para comprar servicios es el impuesto PAIS, el famoso 30%, y otro 35% más de la AFIP: estamos pagando 65% más de impuestos a cualquier destino del exterior”, lamentó.