Cuánto de las críticas se toman para mejorar una gestión: nuestra editorial de hoy

Es evidente que las críticas siempre son leídas con “saña” por parte de quienes ejercen un cargo público, lejos de admitir que hay cuestiones que mejorar

31/08/2021 12:26

CAPITAL DEL TURISMO. Valenti puso énfasis en la necesidad de mejorar la ciudad de Puerto Iguazú.

 

Está por transcurrir una semana desde que la vicepresidenta de la región Litoral de la Federación Argentina de Asociaciones de Agencias de Viajes y Turismo (FAEVyT), Margarita Valenti, lanzara una frase de alerta con la intención de aunar esfuerzos por mejorar el estado de la ciudad de Puerto Iguazú.

“No sé si no es una de las ciudades más feas del país”, lanzó la dirigente en una entrevista por FM 89.3 Santa María de las Misiones (la radio de PRIMERA EDICIÓN) y comenzaron las repercusiones de apoyo y políticas de rechazo. En el municipio iguazuense evidentemente no llegaron a escuchar o leer cuando Valenti habló de generar una política de Estado para modernizar y hermosear la capital del turismo misionera, porque la denostaron y la desconocieron. Cuando la empresaria, junto con otros del rubro, son los que venden el destino Cataratas para que el dinero se vuelque en la economía local y provincial.

¿Valenti fue la única que advirtió el estado de Iguazú? No. Se sumó el presidente de la Cámara de Comercio local, Joaquín Barreto, quien incluso contó cuáles consideraba las prioridades para mejorar la comuna a la vista del turismo y, en consecuencia, para los vecinos instalados de manera permanente en esa localidad. Es evidente que las críticas siempre son leídas con “saña” por parte de quienes ejercen un cargo público, lejos de admitir que hay cuestiones que mejorar. Hubiera sido loable y destacable que la hayan llamado a Valenti, como a otros referentes del rubro, para ver cómo trabajar en conjunto para conseguir una ciudad mejor. Sin embargo salieron al cruce mediático como si la dirigente de la FAEVyT fuera candidata y quisiera quedarse con una porción de poder.

Evidentemente a muchos, incluso por fuera de la política, les cuesta admitir la crítica por estar “encerrados” en su visión que -evidentemente- no es la que tienen otros misioneros y visitantes con ganas de ver un destino Cataratas bello, limpio, prolijo y con más para ofrecer.