Advierten que la industria de eventos en Misiones está en situación crítica

El sector lleva un año y medio sin abrir sus puertas. En diálogo con FM de las Misiones, el presidente de la AMPROE, Gastón Jilek, lamentó el cierre y la reconversión de muchos salones. "Algunas familias pudieron reconvertirse, pero otras perdieron todo su capital", aseveró.

18/06/2021 11:10

La industria de eventos en Misiones lleva un año y medio sin abrir sus puertas. La situación es crítica por lo que muchos tuvieron que cerrar definitivamente y otros reconvertirse para subsistir en medio de una crisis social, económica y sanitaria que afecta a la Argentina por la pandemia de COVID-19.

Gastón Jilek, presidente de la Asociación Misionera de Proveedores y Organizadores de Eventos (AMPROE) dijo a FM Santa María de las Misiones que “el panorama no está fácil”.

En esa línea lamentó que “más allá de la crisis económica y de la tragedia que está viviendo nuestro sector, vemos con mucha tristeza el cierre de muchos salones, de grandes empresas de nuestra provincia. Algunas familias pudieron reconvertirse, pero otras perdieron todo su capital”.

 

Cierres y reconversiones 

Este sector, junto al turismo y la gastronomía, es de los más afectados en tiempos de pandemia, incluso más ya que “toda la parte de la industria de casamientos, turismo de reuniones, salones de eventos, congresos, ferias, fiestas de 15, ya llevan un año y medio sin abrir las puertas, sin tener un respaldo económico”, contó Jilek.

“Hemos recibido ayuda del Estado provincial pero a cuenta gotas”, dijo y en esa línea añadió que “estamos viviendo el día a día, uno sigue pagando impuestos, sigue pagando personal, estructuras con depósitos, con oficinas, todo lo que implica tener estructura”.

El presidente del AMPROE lamentó que muchos organizadores ya tiraron la toalla y otros debieron “reconvertir” el rubro para seguir adelante. “Hoy (por ayer) nos llegó una triste noticia de un salón de eventos que había inaugurado en 2018 para 400 personas, uno de los mejores salones que teníamos, decidió cerrar las puertas y hoy alquila el local para un mayorista de alimentos y bebidas porque no puede seguir subsistiendo“, explicó.

Con respecto a esto agregó que “quedó mucha gente en la calle porque no pueden seguir pagando los sueldos, realmente fue un día muy triste. Son muchas más familias en la calle y más ahora, con casos que no bajan, que es preocupante el tema de la temperatura, sabemos que el frío y con el COVID son más que compatibles”.

 

Una reapertura parcial del sector 

Como se mencionó, el sector no ve la luz desde marzo del 2020 cuando se aplicaron las primeras restricciones en pandemia, a diferencia de, por ejemplo, el AMHBRA o el rubro gastronómico, que abrieron parcialmente. “Esperamos llegar a la primavera con -aunque sea- habilitaciones parciales, como otros rubros”, pidió Jilek.

 

Falta de regularización y fiestas clandestinas 

El titular de la AMPROE pidió una regularización del sector, porque una apertura bajo estrictos protocolos del sector ayuda a la Provincia en la recaudación.

Ejemplificó que “cuando uno organiza un evento formalmente está pagando SADAIC, CAPIF, impuestos municipales, tasas, está pagando rentas, adicional de la policía, un montón de impuestos que vuelven a la Provincia y que la Provincia puede seguir invirtiendo en salud, bienestar, etc”.

“Al no estar habilitado todo eso, no sólo la Provincia ha dejado de recaudar, sino que hay gente que -a costa de los que tratamos de hacer las cosas bien- se ha volcado a lo ilegal y eso trae a consecuencias”.

Luego dijo que “me hago una pregunta todos los días:¿Cuántos contagios hubo en una feria?, ¿cuántos contagios hubo en un casamiento o salón de eventos bajo protocolo? Ninguno, porque no hubo ninguno de estos eventos. Estos 80 mil muertos lastimosamente que tenemos que sufrir en Argentina nosotros no fuimos los culpables de los contagios”.

Explicó también queel cierre del sector y la falta de una regulación hizo que “se libere lo prohibido, hacen negocios con las fiestas clandestinas. Entonces, o se habilita y regulariza bajo estrictos protocolos todos esos tipos de eventos o la gente va a buscar la alternativa, porque está en el ADN de todos, salir, sociabilizar”.

Finalmente advirtió que “la gente se reveló, no quiere más prohibiciones. Sale igual, no le importa la multa económica”, por eso aconsejó que “o le damos el lugar habilitado con los protocolos o va a ser imposible para los contagios de COVID, porque está demostrado científicamente que los que trasladan el COVID son los de la franja entre los 20 y los 35 años”.