La suba de casos de COVID-19 en Argentina ya la ubica en un ranking alarmante

Tras los récords de infectados, fallecidos y de pruebas diagnósticas realizadas y una lenta campaña de vacunación, el país superó a los Estados Unidos y se posiciona sólo por detrás de Brasil e India.

24/05/2021 07:14

La Argentina sufre las consecuencias de atravesar la segunda ola de COVID-19 y las altas cifras preocupan. Luego de una semana con récords de contagios y superar el piso de los 30.000 casos diarios, el país se posicionó tercero en el ranking mundial de mayor cantidad de contagiados diarios, después de Brasil y la India, superando a los Estados Unidos, según el sitio especializado Our World in Data y si se analizan los números absolutos de la última semana.

Si se toman los últimos siete días, entre el domingo 16 y el sábado 22 de mayo, el Ministerio de Salud informó que se registraron 223.748 contagiados por COVID-19 en la Argentina. El promedio resulta así de 31.964 casos diarios, el más alto incluso superando por lejos a las cifras más altas de la primera ola.

En este mismo período, Estados Unidos -nación que ahora se encuentra cuarta en este ranking- acumuló 25.843 positivos por día, mientras que Brasil 65.843,57 y la India 263.722.

 

Tenemos más contagios que nunca, casos que habían empezado a bajar un poco en el AMBA y en las provincias. En estos últimos días hemos visto que parecen crecer en todos lados”.

 

Somos un país sin políticas de testeo y rastreo de casos; lo que hace que los contagios se sucedan de una manera descontrolada; el plan de vacunación es lento; y falta autoridad y credibilidad en las autoridades, lo que provoca no acatamiento de medidas restrictivas”, compartió recientemente consultado por Infobae el médico pediatra Carlos Kambourian, expresidente del hospital Garrahan, al tratar de explicar por qué el país sigue teniendo tantos contagios diarios.

Es que los números son alarmantes. Desde que el 3 de marzo de 2020 se detectó el primer caso positivo por COVID-19 en la Argentina, el país supera los 3,5 millones de contagios y 74.000 muertes (más de 10.000 de ellas, en un mes), según datos de Johns Hopkins University y Ministerio de Salud. Asimismo, en el país hay 3 millones de recuperados, mientras que más de 357.697 casos se encuentran activos.

Según Our World In Data, desde el inicio de la pandemia, Estados Unidos acumula 33 millones de contagios y 603.896 muertos; la India tiene más de 26,7 millones de positivos y más de 303.000 muertos; mientras que Brasil contabiliza más de 16 millones de contagios y 448.291 fallecidos.

 

Llevamos 16 meses a lo largo de los cuales se han repetido errores de diagnóstico que impidieron hacer los cambios sustanciales que este contexto de crisis sanitaria requería”.

 

En la Argentina, que comenzó con su campaña de vacunación el 29 de diciembre de 2020, de 12.698.145 vacunas distribuidas, se dieron 11.067.550 aplicaciones. Los vacunados con una dosis corresponden a 8.701.971 personas (17,17% de la población), mientras que con dos dosis 2.365.579 personas (5,87% de la población), mujeres 58,98%, hombres 40,83% y otros 0,20%. Los expertos coinciden en que el ritmo es muy lento.

 

Somos un país sin políticas de testeo, el plan de vacunación es lento; y en estos momentos falta autoridad y credibilidad en las autoridades, lo que provoca no acatamiento de medidas restrictivas”.

 

Consultado sobre la situación de contagios en la Argentina, Rodrigo Quiroga, investigador en bioinformática del CONICET y de la Universidad Nacional de Córdoba, había indicado: “Tenemos más contagios que nunca, casos que habían empezado a bajar un poco en el AMBA y en las provincias de la región Centro, pero en estos últimos días hemos visto que parecen crecer en todos lados y esta situación preocupa enormemente. Es posible que sea producto del frío, que nos lleva puertas adentro y a cerrar ventanas, lo cual aumenta el riesgo de contagio. Pero es muy preocupante”.

Asimismo, el doctor en medicina y extitular del PAMI, Carlos Javier Regazzoni, aseguró también a este medio: “La Argentina se ubica entre los países más castigados del mundo por esta enfermedad. Llevamos 16 meses a lo largo de los cuales se han repetido errores de diagnóstico que impidieron hacer los cambios sustanciales que este contexto requería. Todos estos errores de diagnóstico hicieron que nunca se ensayase una estrategia de supresión de la circulación viral con tolerancia cero al virus, mediante testeos masivos, trazabilidad y aislamiento, una frontera sanitaria sólida, el desarrollo de tecnología para la trazabilidad, y un sistema sofisticado de vigilancia epidemiológica”.