Más de cien efectivos detrás de “Bola 8”, evadido de la UP-III

Participan agentes del Servicio Penitenciario Provincial, Policía Federal, Gendarmería y la Policía de Misiones. El sospechoso fue catalogado como “peligroso”.

09/05/2021 07:00

BÚSQUEDA. La policía de la UR-III (Eldorado) forma parte de las fuerzas dispuestas para capturar al sentenciado por asesinato.

Con participación de las fuerzas federales y provinciales, continúa la búsqueda del interno que se escapó el viernes de la UP-III de Eldorado. Efectivos de Servicio Penitenciario Provincial, de la Policía Federal, Gendarmería y Policía de Misiones, continúan con los operativos de inteligencia en la frontera además de puestos de control y recorridas rurales y urbanos.

Por el momento los más de 120 hombres dispuestos en cada turno de 12 horas para la búsqueda, han dado resultados negativos aunque los operativos continúan. El detenido de 41 años que se fugó de la cárcel eldoradense mientras trabajaba en la zona de huertas, está condenado por un homicidio en Pozo Azul en 2016 pero además su peligrosidad recae en que desde Brasil también lo buscan por cuatro homicidios más.

Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN señalaron que el detenido trabajaba en el sector de huertas como todas la mañanas desde las 6 aproximadamente pero el viernes 7 de mayo el hombre tenía otros planes. De un momento a otro se perdió de vista y los guardias notaron que se había fugado.

La información llegó a la policía provincial desde donde montaron distintos operativos para colaborar con los agentes penitenciarios pero todos obtuvieron resultados negativos, al menos hasta el cierre de esta edición.

El buscado cumplía condena desde el 2016 por un hecho de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. La víctima fue Elvio Antúnez, un colono de 35 años que el 29 de febrero de 2016 fue sorprendido a tiros por un delincuente que llegó a su chacra en Pozo Azul y sin mediar palabras inició a una ráfaga de disparos para luego huir sin robar nada.

Su captura se produjo casi quince días después en San Antonio donde decidió radicarse para escapar de la Justicia. No sería el único hecho en los que estuvo involucrado, en Brasil es sospechoso de al menos cuatro homicidios desde el 2011 en adelante.

Se lo considera por estos antecedentes muy peligroso y además se moviliza con una identidad brasileña y es también conocido como “Bola 8”. Al momento de huir vestía un jeans azul prelavado, una campera tipo buzo negro de la selección Argentina de fútbol, botas y gorro de lana del mismo color.