Un anciano fallecido y más contagios en el geriátrico no habilitado de Posadas

En el hogar "La Familia" son 13 residentes y dos trabajadores con COVID-19 hasta ahora. No se pudo vacunar a los 22 internados en el lugar ni al personal por el desconocimiento que tenía Salud Pública de Misiones sobre el mismo.

04/05/2021 07:20

Se cumplen más de dos semanas desde que se registró el primer caso positivo dentro del hogar “La Familia”. Una de las residentes presentó entonces síntomas y los familiares decidieron hisoparla de manera privada. Hasta el momento son 13 los abuelos positivos y dos trabajadores de la institución.

Cabe recordar que este geriátrico no contaba con la habilitación y, por lo tanto, Salud Pública no tenía registros de los adultos mayores para aplicarles las vacunas contra el COVID-19 como tampoco al personal del hogar.

En comunicación con PRIMERA EDICIÓN la directora de Gerontología del Ministerio de Salud Pública de Misiones, Mirta Soria, explicó que en el operativo sanitario, “el primer positivo fue un domingo (18 de abril) pero desde ese lunes estuvo presente el personal del Ministerio para testear al resto de los residentes”.

Dos semanas después “en total son 13 los positivos y falleció una residente, la primera que dio positivo”, confirmó Soria. En cuanto al personal, indicó que “con COVID positivo eran dos, es lo que tenemos registrado hasta el momento”.

En este seguimiento “van apareciendo los casos. Hoy (por ayer) uno de ellos estuvo recibiendo plasma y luego regresaron a la residencia. Cada vez que hay un residente positivo, le indicamos que haga el PCR a cargo del familiar o la residencia. Al ser positivo, con el consentimiento de los familiares, se los traslada hasta el Hospital de Fátima con el acompañamiento del Ministerio con la Red de Traslado para que realicen el tratamiento con plasma”, añadió.

Respecto a la inmunización contra el coronavirus, Mirta Soria aclaró que “no podemos vacunar si tenemos casos positivos confirmados. Al ser contacto estrecho tenemos que tener por 10 días aisladas a las personas y recién si presentan síntomas se les hace un hisopado”. Precisó además que por ese contacto estrecho “al haber un síndrome febril se lo considera positivo pero de todos modos pedimos a los familiares que hagan el PCR”.

 

 

Ante la irregularidad en la que estaba este hogar posadeño, respondió que “esto visibiliza la situación de los residentes que pueden haber y que desconocemos. En todas las residencias registradas se vacunó a los adultos mayores alrededor del 24 de febrero pero -al no tener registros- no podemos llegar con la vacunación mediante los responsables de las zonas sanitarias”.

La directora de Gerontología reveló que “tenemos aproximadamente 45 residencias en la provincia. También hay un sistema donde, de pronto si no están registradas, al menos tenemos conocimiento de ellas, en el caso de no traer aún todos los papeles por ejemplo. En casos como esos, se llegó con las vacunas, tal como se hizo el año pasado con la antigripal y la antineumocócica. Con este tema del COVID es importante tener conocimiento, estén registradas o no, para poder llegar con las vacunas”.

En cuanto al hogar “La Familia”, contó que “están en camino de regularizarse. A través de la Defensoría del Pueblo llega la denuncia y acompañamos hasta el lugar donde entramos en conocimiento de que habían 22 personas mayores residiendo ahí. Fuimos junto a la Comisión de Tortura, la gente de Desarrollo Social para ver qué sucedía y desde el Observatorio del Adulto Mayor se contempló algún tipo de necesidad que pueda tener la residencia. Pedimos que pasen por el Ministerio de Salud Pública para presentar una carpeta y que se solicite por nota acceder a la vacuna”.

 

En seguimiento

Por su parte, desde la Defensoría del Pueblo de Posadas, su responsable, Alberto Penayo, dijo a este Diario que “se convocó a los familiares para tener conocimiento y ver cómo llegaron estos abuelos a un lugar que no estaba habilitado. Esta informalidad puede resolverse pero no se puede obviar la situación de los residentes y sus familias, porque falleció una persona y el riesgo sigue estando”.

Al consultar si se podrían iniciar acciones legales por el riesgo sanitario, contestó que “es posible pero es un proceso. También una clausura es un mecanismo complejo, porque tampoco se resuelve arrojando 22 residentes a la calle. En esto tenemos que ser muy cautelosos y es un procedimiento que va a continuar más allá de los 15 días”.

Sobre este hogar posadeño, Penayo señaló además que “estimamos por los datos de los familiares que funciona al menos hace más de dos años, casi tres. Entramos en un proceso de investigación y con los organismos estuvimos una semana antes de los casos”.