El agricultor ratificó sus dichos ante la Justicia y fue imputado

El juez Horacio Alarcón lo acusó formalmente por “homicidio simple con exceso en la legítima defensa”. Sus abogados defensores presentaron el pedido de excarcelación.

15/04/2021 07:56

CAMINO AL JUZGADO. El imputado afirmó ante el juez que tanto él como su esposa contaron con “la protección de Dios”.

El agricultor acusado de matar de un disparo a un hombre en medio de un supuesto asalto declaró ayer. Lo hizo durante una hora y ratificó sus dichos ante la Justicia. Fue imputado por “homicidio simple con exceso de la legítima defensa” y seguirá detenido hasta que se resuelva su situación procesal.

Tras iniciarse la indagatoria el hombre se dirigió al juez de Oberá que sigue la investigación de la causa, Horacio Alarcón, y le dijo serenamente “no le deseo a nadie que viva la situación por la que estoy atravesando”.

Acto seguido relató, entre otras cuestiones, que el sábado pasado a las 21.30 se hallaba en su domicilio, ubicado en el lote 76 de Salto Encantado, junto a su esposa de 58 años y un nieto pequeño, cuando llegaron dos hombres y le pidieron para dejar su motocicleta averiada en su casa hasta el otro día. Luego agregó que uno de ellos y cuando le alcanzaba la llave de encendido intentó reducirlo, pero se zafó e ingresó a su vivienda en busca de un revólver. Precisó que estando dentro de una habitación observó como uno de los asaltantes apuntaba a la cabeza a su pareja, a una distancia de unos cuatro metros. “Gatillé en dos ocasiones, recién en el segundo intento salió el disparo. Fue sin intenciones de matar, sólo quería asustarlo”, aseguró el trabajador rural ante el magistrado. Afirmó que efectuó el tiro desde adentro de la pieza y por la ventana. El proyectil rompió la malla metálica mosquitera e impactó en la frente del supuesto asaltante, quien murió en el acto. El presunto cómplice del fallecido saltó una cerca y huyó corriendo. Al llegar la policía identificaron al muerto como Sergio Gustavo Presli, de 31 años y oriundo de Buenos Aires.

“No logré ver al otro ladrón, tenían ambos colocados los cascos para motocicleta y barbijos. Atiné a avisarle a un vecino para que llamara a la policía y fue ahí que me subió la presión, me llevaron al hospital y luego a la comisaría donde quedé detenido”, habría recordado el agricultor ante el juez.

Antes de finalizar la audiencia indagatoria, el hombre insistió en que solo quiso disuadir al ladrón para que no le pase nada a su pareja.

Pedido de excarcelación

A las pocas horas de culminar la indagatoria los abogados del trabajador rural, los letrados Luciano Luna y Claudio Katiz, presentaron un pedido de excarcelación.

En ese sentido, Katiz precisó a PRIMERA EDICIÓN “que el fiscal de la causa tiene un plazo de 24 horas para expedirse sobre esa solicitud y elevarla al magistrado.

A partir de ahí, el juez Alarcón definirá si lo libera, si le otorga el arresto domiciliario por razones de salud o si lo mantiene preso durante la instrucción de la causa”.

Los fundamentos de la solicitud están basados en que la imputación de exceso en la legitima defensa tiene baja escala penal (de 1 a 5 años de prisión) y que no existe riesgo de fuga, no tiene antecedentes, entre otros argumentos.

No harán marchas
La familia del agricultor decidió no organizar marchas o movilizaciones con el objetivo de no entorpecer la investigación policial judicial, según confiaron las fuentes.