Preventiva para el joven que estuvo cerca de matar a puñaladas a su ex

En enero violó la restricción y fue a Colonia Gisela a infundir miedo.

07/04/2021 09:30

SEGUIRÁ DETENIDO. La doble tentativa de matar lo mantendrá bajo prisión preventiva hasta que lo resuelva un Tribunal Penal, se estima.

El juez de Instrucción Roberto Sena, dictó la prisión preventiva para un acusado de “femicidio vinculado en grado de tentativa y lesiones en contexto de violencia de género”.

El acusado tiene 27 años y el 26 de enero de este año llegó al domicilio de su expareja en Colonia Gisela cuando tenía prohibido hacerlo y, además de agredirla físicamente, lastimó a un vecino que salió en defensa de la mujer a la que apuñaló en el cuello y espalda. Luego escapó y profugó dos días.

Las víctimas tuvieron que atravesar varias semanas de recuperación por las lesiones. En el caso del joven de 21 años, vecino, aún padece secuelas de las puñaladas. Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN indicaron que no pudo volver a caminar ya que una de las estocadas le lesionó la aorta.

Según los registros policiales, todo sucedió después de las 0.10 del 26 de enero en una vivienda del barrio 8 de diciembre en Colonia Gisela, al que por una denuncia de violencia de género no debía regresar.

Ese día, no sólo no cumplió con la restricción perimetral sino que estuvo al borde de cometer dos crímenes fatales.

De acuerdo a las pruebas y los testimonios de vecinos, el joven golpeó a la mujer de 28 años frente a sus tres hijos menores y los gritos de auxilio fueron escuchados por el vecino quien acudió en defensa de las víctimas pero también salió herido de la escena.

En la pelea por frenar al violento, recibió las tres puñaladas. Finalmente el agresor escapó y tanto el vecino como la mujer recibieron asistencia médica, primero en el hospital de la zona y luego en el SAMIC de Oberá.

Todo ratificado

Tras varias semanas de internación, la mujer pudo ratificar lo sucedido en sede judicial y posteriormente su vecino resultó coincidente ante el juez Sena.

La policía capturó al sospechoso dos días después del ataque cuando se presentó en el hospital local para atenderse por unas heridas en la cabeza y tras permanecer dos días oculto en el monte.

Fue detenido tras recibir la asistencia y puesto a disposición del Juzgado de Jardín América.

En su momento, el imputado se negó a responder en indagatoria y hace pocos días, la semana pasada, fue notificado de la prisión preventiva por los graves delitos mencionados.