Investigación por robo orientó la pesquisa hacia sede del Ejército

Tras la aprehensión de un soldado como sospechoso, el juez de la causa fue a la Compañía de Monte 12 en busca de pruebas. Además hay dos expolicías detenidos.

29/03/2021 07:23

DIÁLOGO. El juez Marcelo Cardozo informó al Comandante de Brigada acerca del alcance de la investigación.

La investigación para esclarecer el millonario robo al estilo “motochorro” que sufrió un comerciante de esta ciudad, avanza para descartar pistas y confirmar otras que permitan esclarecer por completo el hecho que ocurrió el pasado jueves. Tras la detención de dos de los custodios, se supo que el tercer detenido es un soldado del Ejército. Fue por ello que ayer los investigadores realizaron una visita a la Compañía de Monte 12.

Por lo que se pudo saber de fuentes consultadas, los que están privados de su libertad no serían precisamente los que atacaron al comerciante de 46 años ni su cómplice que guiaba la moto. Dos son expolicías que tenían la tarea de “cuidarlo” y al negarse a colaborar con la pesquisa, el magistrado Marcelo Cardozo a cargo del Juzgado de Instrucción 1, ordenó que sean aprehendidos y secuestrados sus teléfonos para pericias.

En el cúmulo de averiguaciones, un dato orientó hacia un soldado del Ejército que podría estar implicado en la situación del robo. Luego que fuera detenido, en compañía de personal y una autoridad de la Unidad Regional I, el juez se dirigió ayer al predio castrense ubicado en avenida Centenario y Las Heras, con el fin de recabar datos para la causa.

Fueron recibidos cordialmente por el Comandante de Brigada, pero no pudieron hallar elementos sustanciales para la causa. Todo quedó en una visita formal que sirvió para mantener al tanto a la autoridad acerca de la investigación en la que un efectivo de esa fuerza estaba bajo la mira de la Justicia.

El robo

A las 6.55 del jueves, el comerciante de 46 años salía del edificio ubicado sobre Sarmiento casi Colón. Llevaba una mochila con dinero y tenía pensado dirigirse a un local de venta de celulares ubicado a pocos metros de allí.

Fue sorprendido por una persona robusta, de remera rosada y a cara descubierta. Según denunció le dijo: “dame la plata o te quemo”. Acto seguido lo golpeó en la cabeza con la culata de un arma, le arrebató la mochila y subió a una motocicleta de 110 centímetros cúbicos con la que huyó en compañía de un cómplice.

Uno de los custodios que estaba con él no reaccionó a defenderlo y eso llamó la atención de los investigadores.

En un primer momento el comerciante dijo que le habían robado un millón de pesos, pero horas después dijo a la policía que en total le habían robado 5 millones seiscientos mil pesos.