Custodios de comerciante asaltado fueron detenidos

Los dos no habrían querido entregar sus teléfonos celulares a los pesquisas que intentan esclarecer el asalto en el microcentro de Posadas.

27/03/2021 08:52

SARMIENTO 1916. El asalto se concretó en el hall y vereda de este edificio a las 6.55 del jueves, los delincuentes huyeron por la misma calle oeste.

Este viernes, jornada siguiente del millonario arrebato denunciado en el microcentro de esta capital, dos expolicías provinciales fueron detenidos por orden del juez de Instrucción 1, Marcelo Cardozo. La sospecha que derivó en la demora la habrían generado los mismos hombres que oficiaban de custodios del comerciante de 46 años asaltado. Se habrían negado a colaborar haciendo entrega a los investigadores de sus teléfonos celulares.

A esta situación se sumó el aumento del monto del dinero robado. Según el presunto dueño de una tienda de venta de celulares -a pocos metros del hall del edificio donde fue golpeado y robado y donde alquila un departamento- los “motochorros” escaparon con 5,6 millones de pesos que transportaba en una mochila marca Samsonite.

De fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN, en la primera versión que dio (pocos minutos después de las 6.55 del jueves, momento del robo) en la mochila trasladaba un millón de pesos en efectivo de su propiedad.

El monto se quintuplicó luego y ya los billetes no serían sólo de la víctima del ataque y robo callejero, sino que la mayoría corresponderían a otro hombre dedicado a la compra y venta de moneda extranjera en el microcentro, principalmente dólares.

Las mismas voces confiaron a este Diario que las pericias o análisis a los registros de cámara de seguridad podrían establecer el recorrido que hicieron los asaltantes antes y después de obtener el dinero. Pero también, aguardarán a la información que pueda surgir de los celulares de los demorados que oficiaban de custodia habitual del comerciante.

Al momento del asalto uno de ellos estaba con la víctima pero no quedó claro el motivo de que no haya atinado a ningún movimiento o acción defensiva.

“Quedate quieto o te quemo” fue lo único que escuchó el denunciante y sintió el golpe en la cabeza de una pistola aparentemente. Antes de caer al piso, frente a la puerta del edificio de Sarmiento casi Colón, ya la mochila estaba en manos del ladrón de remera rosa y cara descubierta, que huyó en una motocicleta 110.